Magnate cubanoamericano pierde caso contra aerolíneas amparado en Ley Helms-Burton

José Ramón López Regueiro, exigía una indemnización de American Airlines y LATAM Airlines Group por el uso del Aeropuerto José Martí de la Habana.
José Ramón López Regueiro (derecha) junto a su abogado (El Nuevo Herald)
 

Reproduce este artículo

Una demanda contra las compañías American Airlines y LATAM Airlines Group por el uso del Aeropuerto José Martí de la Habana fue desestimada en la Corte Federal del Distrito Sur de la Florida, informó este 25 de mayo Radio Martí.

Amparado por el Título III de la Ley Helms-Burton, buscaba que ambas compañías dejaran de operar en la terminal aérea y pagaran un resarcimiento a José Ramón López Regueiro, hijo de José López Vilaboy, dueño del aeropuerto de Rancho Boyeros antes de 1959.

El Título III dispone que los ciudadanos norteamericanos que resultaron perjudicados por las expropiaciones realizadas en Cuba a partir de 1959, pueden demandar en territorio estadounidense a quienes se estén beneficiando de estas propiedades.

El veredicto se basa en que no se pudo probar que dicha propiedad perteneciera a un ciudadano de los Estados Unidos en el momento de su expropiación.

López Vilaboy fue presidente y accionista mayor de Cubana de Aviación, así como del aeropuerto de Boyeros. Al magnate también le fueron intervenidas otras propiedades, entre las que se incluye un banco, el Hotel Jagua, de Cienfuegos, el Hotel Colina, en La Habana, el diario "Mañana" y dos líneas aéreas.

“El gobierno cubano confiscó el aeropuerto sin compensación alguna a Vilaboy poco después de que el régimen comunista de Castro tomara el poder en 1959. Desde entonces, varias aerolíneas, incluidas las aerolíneas con sede en Estados Unidos, han utilizado el aeropuerto de forma rutinaria para transportar carga y pasajeros”, especifican los abogados en su demanda.

El Título III de la Ley Helms-Burton fue activado bajo la presidencia de Donald Trump en mayo de 2019. Fueron presentados entonces más de 20 casos, algunos de los cuales, señala Cuba Trade, fueron desestimados el año pasado por varias razones, entre ellas que los demandantes heredaron los reclamos de parientes ya fallecidos “después de una fecha límite o porque no pudieron establecer jurisdicción”.

La Comisión de Liquidación de Reclamaciones Extranjeras del Departamento de Justicia certificó casi 6 mil de estas por propiedades confiscadas en Cuba.