Desalojan a 3 madres y sus niños pequeños en La Habana Vieja

Desalojan a tres madres cubanas y sus cuatro niños pequeños de un local que ocuparon en La Habana Vieja
Desalojan a tres madres cubanas y sus cuatro niños pequeños de un local que ocuparon en La Habana Vieja
 

Reproduce este artículo

Este viernes desalojaron a tres madres cubanas con sus cuatro niños pequeños de un local que ocuparon en La Habana Vieja, pues sus viviendas estaban en peligro de derrumbe.

Las madres Maira Yara Peña, Yansan Pérez Bejerana y Nidia Camejo ocuparon el 1 de abril un local estatal vacío y desaprovechado para salvar sus vidas y la de sus hijos, confirmó el científico y activista, Oscar Casanella.

Por su parte, el gobierno del Municipio Habana Vieja le dijo a las familias ocupantes del local que las mismas iban a ser trasladadas para las oficinas municipales del gobierno de Habana Vieja, localizado en calle Muralla entre Oficio y Avenida del Puerto, con el objetivo de darle respuesta a sus necesidades de vivienda.

Sin embargo, la realidad fue otra. Las mujeres con cuatro niños pequeños fueron sacadas del local y llevadas por la policía a la estación de las calles Cuba y Chacón.

Posterior a esa detención arbitraria, las familiares de ellas se dirigieron hacia el gobierno de La Habana Vieja con sus pertenencias, en signo de protesta, reportó desde el lugar, el colaborador de ADN Cuba, Esteban Rodríguez.

Otro desalojo en Matanzas el 26 de marzo

Los desalojos son un mecanismo utilizado comúnmente por el régimen de la Isla, al tiempo que no da soluciones a la situación de vivienda.

El pasado 26 de marzo desalojaron a mujeres y niños que construían su vivienda en la localidad de Versalles, Matanzas.

La noticia fue denunciada en redes sociales por María Isabelly Palomo Granado, quien se identificó como prima de una de las afectadas.

"Es triste ver cómo viene un camión lleno de personas, o sea de animales salvajes y un bulto de policías y rompen esta vivienda que está construyendo mi prima por esfuerzo propio y le rompen todo. Cuba libreeeeeee, ¿esta fue la patria que soñó Fidel en donde rompen viviendas y hacen 1000 cosas?", se preguntó la cubana.

Una de las mujeres se dirigió a las autoridades: "No quiero que nadie me ayude. Bendita la ayuda que están dando ustedes. A una mujer que trabaja sola, que tiene dos niños que mantener con un salario de 2000 pesos y que está haciendo un techo para darle algo humilde a sus hijos".