Abandonado por el régimen cubano se suicida en Caibarién

Según Diario de Cuba, las autoridades hicieron oídos sordos a los reclamos de sus familiares para que lo internaran en una clínica de atención a enfermos psiquiátricos.
alberto-jordan-cuba (Diario de Cuba)
 

Reproduce este artículo

Alberto Jordán Morera, de 56 años, descendiente de excombatientes internacionalistas en Caibarién, Villa Clara, se suicidó el 8 de enero al lanzarse de su edificio en el reparto Van Troi, informó Diario de Cuba.

Morera padecía de esquizofrenia, agravada tras la muerte de su padre, Humberto Jordán Gallo, en 1978, precisó el medio.

Su padre, Humberto Jordán Gallo, murió en Etiopía en 1978 a tres meses de llegar, cuando su tanque cayó en una emboscada. Hoy, el estadio de béisbol del municipio lleva el nombre del fallecido.

La situación de su hijo Alberto se agravó al morir su madre hace pocos meses. “La soledad, las penurias y demás problemas materiales y espirituales que sufren los cubanos, empeoraron la situación de Jordán Morera. En varias ocasiones habló públicamente de quitarse la vida”, detalló el citado medio.

Intentó quitarse la vida dejando abierta las llaves del gas, pero los vecinos intervinieron a tiempo, declaró a Diario de Cuba una de ellos, Hilda Hernández.

Las autoridades de Villa Clara hicieron oídos sordos a las reclamaciones de sus familiares, incluido su hijo, para que este descendiente de internacionalista comprometido con la Revolución ingresara en una clínica especializada donde tratarían su padecimiento.

Carmen Morera, tía materna que le sobrevive, decidió llevarlo de vuelta a casa, dadas las dificultades para viajar a verlo en medio el empeoramiento de la crisis económica y la pandemia de Covid-19.

Según Diario de Cuba, “al sepelio de Alberto Jordán Morera no asistió representación política alguna ni autoridad del territorio. Tampoco hubo pésames oficiales”.

 

Veterano de guerra cubano: “Me siento abandonado”

 

Eulises Cabrera Cabrera tiene 80 años y carga con cinco medallas como veterano de guerraComo tantos otros fue desechado por el régimen tras exprimirle sus mejores años y ahora vive abandonado en una casa donde las paredes son de tela en España Chiquita, El Cristo, en la provincia de Santiago de Cuba.

En una de las misiones militares en Angola sufrió una lesión en el cráneo; una mina explotó y desde entonces lleva 47 años con platino en la cabeza. Aun así, sirvió hasta los 60 años al castrismo y estuvo en el Congo y en la Lucha contra Bandidos.

“Como ustedes ven tengo 5 medallas por mi sacrificio y mi lucha a favor de este gobierno. No puede ser posible que yo tenga este ripiero que tengo aquí. Me siento abandonado”, contó a ADN Cuba.

Las condiciones de vida de Cabrera Cabrera se multiplican en cientos de hogares de otros veteranos. Él ni siquiera tiene un baño en su casa y con su actual pensión de 217, su único ingreso, sobrevivir en tiempos de carencias y altos precios es altamente difícil.

*Foto: Diario de Cuba