Cubana denuncia acoso sexual y la policía no hace nada

Según la cienfueguera Cynthia Alfonso de Armas, la policía se ha mantenido al margen de esta problemática debido a supuestos impedimentos legales.
Cynthia comparte una foto de su presunto acosador
 

Reproduce este artículo

Cynthia Alfonso de Armas Domínguez compartió este 7 de julio una denuncia asegurando que vive bajo amenazas de su vecino, un sujeto con presuntos problemas mentales.

De Armas, con residencia en la calle Colón, número 105, en Palmira, Cienfuegos, acudió a las redes sociales buscando visibilizar su situación ante la falta de respuesta de la policía local.

“Mi propósito con esto es encontrar la solución para este gran problema que tengo y que no se convierta en una desgracia ya que tengo dos niños pequeños”, advirtió la mujer en su muro de Facebook.

Según relata, el pasado primero de abril comenzaron los problemas con su vecino, Yolexis Iznaga Campo. “Mi primer problema comenzó porque se masturbaba y me llamaba por mi nombre, ese día discutimos por la cerca y me amenazó de muerte y diciendo que no sabía quién era él y lo que podía hacer, también amenazó a mi esposo”, relata.

“Ese día fui a la policía a hacer la denuncia, no hubo quién me tomara la declaración, me fui y regresé al día siguiente y me mandaron para el policlínico a hablar con el médico de guardia para que me hiciera un remitido para que lo pudieran recoger en una ambulancia porque como es loco no se puede montar en el carro de la policía”, denunció.

Después de eso, la mujer insistió y se dirigió al policlínico de Palmira para conversar con el médico de guardia. “Encontró ilógico lo que me estaban pidiendo, pero por ayudarme me hizo el papel según fui diciéndole yo sobre el comportamiento del individuo en cuestión”, explicó.

“Volví con el papel a la policía y me dijeron que me podía ir que ya lo iban a recoger. Pasó el sábado, pasó domingo y el lunes volví a la estación de policía ya incómoda y al fin logré que me tomaran declaración y me volvieron a decir que lo recogerían”, recordó. Finalmente, señala, lo fueron a buscar, pero nunca lo recogieron.

Luego de ese día la situación empeoró. “Después de ese incidente yo no he tenido vida, me vela constantemente, espera a que mi esposo se vaya a trabajar para vociferar cochinadas y acosarme”, asegura.

La mujer pidió ayuda para compartir y visibilizar su caso. “Por favor, ayúdenme a compartir, vivir con miedo te desgasta, física y mentalmente, por favor”, concluyó.