Cubana de 74 años queda incomunicada por mal estado de una escalera
Los cubanos llevan años denunciando los serios problemas en que se encuentran sus viviendas, muchas de ellas a punto de derrumbarse, pero el régimen hace como que no escucha.
Cubana de 74 años queda incomunicada por mal estado de la escalera que da accesos a su vivienda
 

Reproduce este artículo

Este 17 de septiembre el periódico oficialista Juventud Rebelde dio acuse de recibo a una carta enviada a su redacción por Carmen Rodríguez Pérez, donde se denuncia que una anciana de 74 años se encuentra incomunicada debido al mal estado de una escalera.

Rodríguez, quien reside en Liduvino Quiñones no. 750, en el reparto Honduras, de Banes, en la provincia de Holguín, dice en su carta que no puede dormir tranquila mientras su vecina, la anciana Minerva Riverón Ricardo, permanezca en las condiciones en que está viviendo.

Explica que Minerva, jubilada del sector del Transporte luego de laborar más de 40 años, vive sola en una segunda planta y padece de cardiopatía, hipertensión y diabetes. Percibe una pensión de solo 240 pesos, pero no le alcanza para nada, menos para acometer las labores de reparación que requiere su vivienda.

 

La vivienda en Cuba continúa siendo una tarea pendiente para el régimen, más interesado en invertir en lujosos hoteles, que en darle solución al déficit habitacional o al deterioro que sufren muchos inmuebles, sobre todo aquellos que tienen más de 60 años. 

Precisa Carmen, que el principal problema de la casa de su vecina lo presenta la escalera de acceso, la cual "viene deteriorándose progresivamente, hasta que con los últimos aguaceros se acabó de inutilizar"., Esta situación ha dejado a la anciana prácticamente incomunicada, "pues le es muy difícil bajar y subir esas escaleras, cuando sale a gestionar sus alimentos y medicinas".

Agrega Carmen que Minerva ha sido visitada en varias ocasiones por funcionarios del gobierno municipal y el presidente del Consejo Popular ha dicho estar preocupado por la gravedad de su caso, "pero hasta ahora no aparece una solución", y mientras tanto la vida de esta anciana corre peligro.

Los cubanos llevan años denunciando los serios problemas en que se encuentran sus viviendas, muchas de ellas a punto de derrumbarse, pero para el régimen esta cuestión, como para muchas otras, parece carecer de importancia, o no ser una prioridad para sus intereses.