Cerca de 29 mil madres cubanas con más de 3 hijos necesitan reparar sus viviendas
Casi 29 mil madres cubanas con tres o más hijos presentan problemas con sus viviendas y el régimen no resuelve sus casos, mientras tienen que esperar hasta 5 años por un techo
Cerca de 29 mil madres cubanas con más de 3 hijos necesitan reparar sus viviendas
 

Reproduce este artículo

El régimen cubano sostiene, que incluso en medio de la pandemia, una de sus prioridades es mejorar el fondo habitacional del país y la protección de niños y mujeres, sin embargo, unas 28 mil 679 madres cubanas con tres hijos o más necesitan ayuda en materia constructiva y la dictadura no ha logrado resolver esa problemática.

Según un reporte del diario oficialista Granma, cada provincia posee cronogramas para aliviar esta situación, los cuales podrían demorar entre tres y cinco años. Un periodo de tiempo excesivamente largo para quienes están prácticamente durmiendo en las calles y ven a sus hijos desprotegidos por el Estado.

“Por la sensibilidad del tema y, además, por la importancia de la atención a las dinámicas demográficas, en materia de viviendas el Gobierno cubano ha decidido priorizar a las madres con tres o más hijos menores de 12 años, una política que, si bien abarca a todo el país, se desarrolla de manera específica en 32 municipios de nueve provincias, cuya disminución natural de la población implica estimular la natalidad de manera más urgente”, informó el medio comunista.

Los datos oficiales subrayan que unas 3115 madres han recibido algún tipo de solución, como financiamiento asignado y subsidios, a sus casos hasta septiembre de 2020, numero risible comparado con las que aún esperan una respuesta y una acción gubernamental. 

El presidente cubano Miguel Díaz Canel señaló que las madres en esta situación deben ser objetivo de los gobiernos locales, pero el gobernante del régimen es reconocido por decir y establecer planes que no se cumplen como el de ofrecer cinco kilogramos de carne mensual a cada cubano.

Cuba asignó en 2019 unos 50 millones de pesos con el fin de aliviar la situación de estas mujeres, así lo expresó el artículo de Granma. El texto señala que en toda la Isla hay madres agradecidas con el gobierno, aunque el número de las que viven penurias y están sin techo es mayor; sus testimonios son lo que el régimen debería oír.

“Durante el pasado calendario esta política permitió beneficiar a 620 madres de los municipios seleccionados. A 350 se les construyeron nuevas viviendas, a 41 se les favoreció con ampliaciones, y a 142 con rehabilitaciones. Veinte recibieron conservaciones mayores y menores y otras 67 fueron beneficiadas con viviendas del plan estatal”, informa Granma.

Los ejemplos de casos de esta índole, donde las madres se sienten desamparadas por el régimen, abundan en Cuba. La semana anterior ADN Cuba reportó que el comediante cubano Limay Blanco pedía ayuda a sus seguidores para una madre que vive en la absoluta miseria con sus cinco hijos, en el municipio San Juan Y Martínez de Pinar del Río.

Limay replicó en su perfil de Facebook la denuncia de otra cubana en la red social donde muestra con imágenes las terribles condiciones y la carestía con la que vive una madre con sus cinco hijos. Lo que ellos llaman casa es una construcción artesanal de zinc con piso de tierra, donde no hay agua corriente ni luz eléctrica en pleno siglo XXI.

 En este caso, el humorista llama la atención sobre un problema que es tarea prioritaria del gobierno resolver y que no se resuelve. La iniciativa ciudadana de construir una vivienda para esta familia es una idea solidaria y humanista, que demuestra la ineficiencia del régimen para ayudar a quienes están desprovistos de recursos.