Cubana hastiada de la escasez: por tiendas MLC de Camagüey parece pasó un ciclón

En un comentario a una nota de Cubadebate sobre la estancia de Díaz-Canel en Camagüey, una cubana externó su "esperanza" en que la visita haga que se tomen medidas para resolver los severos problemas de desabastecimiento que tiene la provincia
Tienda en MLC de Camagüey
 

Reproduce este artículo

Si bien los modera hasta el cansancio y se niega a publicar muchos de los realmente críticos, a veces el oficialista Cubadebate permite que los comentarios a sus contenidos se acerquen más a la Cuba real, alejada de la fanfarria y supuestas conquistas que los defensores de la pretendida revolución presumen.

Muestra de ello es el reciente comentario de una usuaria identificada como ‘Maggy cmg’, quien aprovechó una nota sobre la visita del presidente Miguel Díaz-Canel a la central provincia de Camagüey para enumerar los severos problemas de abastecimiento que enfrenta la demarcación, incluso en las discriminadoras tiendas que venden exclusivamente en moneda libremente convertible (MLC), a priori las únicas que ofertan algo a los cubanos.

En vez de sumarse al coro de loas al cuestionado mandatario y el sistema que supuestamente encabeza, como hacen otros muchos usuarios, algunos de ellos de seguro por indicación, Maggy externó su “esperanza” en que luego de la visita de Díaz-Canel a Camagüey se tomen “medidas en cuanto al abastecimiento, ya que dan pena los sábados el desorden y la indisciplina que se arman en los escasos lugares que venden algunos productos”.

Sé que hay escasez, escribió la usuaria, al tiempo que subrayó que pese a ello no halla lógica en que los productos que se comercializan a precios elevados se dispongan en varios lugares, mientras que los más asequibles sólo se oferten en un solo lugar, motivando aglomeraciones y desorden desde horas de la madrugada.

No puede ser que sea dolo y yo la única que veo eso, agregó la cubana, evidentemente molesta con la escasez y las malas prácticas que la agudizan aún más. 

Las tiendas MLC de Camagüey parece que les paso un ciclón y cuando sacan amiguito hay que ir a matarse, ¿será que mi provincia no pertenece a esta Isla?”, cuestionó Maggy, que también arremetió contra el pan normado, cuyo precio se incrementó de manera notoria como parte del ordenamiento monetario del régimen, sin que se haya elevado su calidad.

“Doy gracias por tenerlo todos los días, pero quién acoteja eso, pues un día viene bien y al siguiente ni las gallinas y es con la misma materia prima, así que dónde está la magia, que hoy sí y mañana no. Hace falta unos cuantos jalones de pelos a varias personas a ver si se ubican y distribuyen mejor las cosas porque hay escasez, pero desde mi punto de vista no estamos siendo parejos”, sentenció Maggy.

Para ella, si en Cuba hay sólo un saco de frijoles hay que compartirlo por igual para todos, “porque todos somos cubanos”. No comprende, al parecer, que el régimen cubano basa su discurso de supuesta igualdad en un esquema improductivo que reparte lo poco entre muchos, pero que mantiene elevados privilegios para varios y distingue entre diferentes clases de ciudadanos según su importancia para el mantenimiento del sistema.