Cuba: una bolsa de leche ronda los 1000 pesos

Las autoridades reconocieron en octubre que la Tarea Ordenamiento provocó una inflación del 70 % en los precios minoristas en los comercios y del 6900 % en el mercado informal.
Inflación-Cuba
 

Reproduce este artículo

Una bolsa de leche en polvo puede costar hasta 1000 pesos, y una de libra de malanga, 80, informó Ángel Marcelo Rodríguez Pita, miembro de la plataforma Cuba Humanista a Radio Martí.

El alza de precios, la escasez, la inflación, el costo de la vida en el país, está presionando aún más a la población cubana. “Encontramos que (…) una bolsa de panes, que lo que trae cuando más son de 7 a 10 panes, puede costar entre 40 y 50 pesos. No hay en el mercado esos productos entonces es muy difícil para las personas poder acceder a ellos”, agregó el entrevistado.

“Aquí a veces yo me equivoco y le digo a la gente que con 5000 pesos que cobra una persona de salario, y muchas personas me dicen: recuerda que la mayoría está cobrando entre 2000 y 2500 más o menos. La mayoría de las personas que cobran cerca de entre 2500 y 3000 pesos están pasándola muy mal”, aseguró el experto.

Las autoridades cubanas reconocieron el pasado mes de octubre que la Tarea Ordenamiento ha provocado una inflación del 70 % en los precios minoristas en los comercios y del 6900 % en el mercado informal.

La opositora Leticia Ramos Herrería, residente en Cárdenas, Matanzas, comentó allí los productos se encarecen más.

La situación económica actual es compleja en Cuba, el país importa el 80 por ciento de los alimentos que consume, mientras la inflación ha reducido el poder adquisitivo, tras una reforma monetaria que aumentó los salarios a inicios de 2021.

El dólar estadounidense alcanzó la barrera de los 100 pesos al cambio en el mercado informal de divisas en Cuba, informó este 25 de enero la revista El Toque. El anuncio recorrió las redes sociales y los medios independientes en un santiamén.

Antes del 1 de enero de 2021, fecha de inicio del “ordenamiento” monetario y cambiario, el dólar se equiparaba al extinto peso cubano convertible (CUC) y se podía adquirir en el mercado informal a la tasa fija gubernamental de 25 pesos.

El “ordenamiento” y la escasez de alimentos y bienes de primera necesidad han disparado la inflación en Cuba, al punto de que la moneda nacional de la isla fue la que más se depreció en el mundo en 2021, de acuerdo con un análisis comparativo de la compañía estadounidense Bloomberg, dedicada a la asesoría y el análisis en materia financiera y bursátil.

La tendencia ha sido interpretada como un indicativo de que las personas prefieren tener dinero físico en sus manos para migrar o realizar compras en el exterior, antes que gastar en las tiendas en MLC del régimen, que venden a precios exorbitantes y cuya oferta ni siquiera satisface totalmente las necesidades de los pocos cubanos que pueden acceder a ellas.