Castrismo reconoce que tiendas MLC surgieron para acabar con las "mulas"
Gil expresó además que no se concibe ampliar en el futuro las tiendas en MLC y que sería una iniciativa transitoria, pero hay que destacar que ya llevamos tres meses con ellas y cada día abren más
Castrismo reconoce que tiendas MLC surgieron para acabar con las "mulas"
 

Reproduce este artículo

El ministro de Economía cubano, Alejandro Gil, reconoció que uno de los objetivos de las tiendas en moneda libremente convertible (MLC) era acabar con el trabajo de las llamadas "mulas", ciudadanos que compraban en otros países los productos que escaseaban en la isla y los vendían.

Según publicó este lunes el medio oficialista Cubadebate, la semana anterior, en la serie de programas de la Mesa Redonda sobre la unificación monetaria -sobre la cual no profundizaron- el jerarca del régimen de La Habana comentó:

"Cuando tienes el mercado desabastecido aparecen otras economías paralelas que satisfacen esa demanda con determinado nivel de informalidad. Surgen entonces las personas naturales que van al extranjero traen productos, los comercializan y esa divisa se va al exterior".

Como siempre el gobierno de la isla ataca los nueva emprendimientos, únicas vías que tienen los cubanos para sobrevivir.

Además, el ministro explicó que "las ventas en MLC buscan captar divisas que salen del país, mantener una oferta legal de productos que estaban ausentes en los establecimientos estatales, conectar a la industria nacional con ese mercado y utilizar parte de los recursos captados para financiar parcialmente las ofertas en las tiendas en CUC".

Sin embargo, respecto a esas últimas palabras, los mercados que aun ofertan productos en CUC o pesos cubanos -que cada vez son menos- tienen grandes diferencias de abastecimiento si las comparamos con las nuevas tiendas en MLC.

Con esta medida acentúan las clases sociales ya bien diferenciadas en el país, aunque supuestamente erradicarlas era uno de los planes de la Revolución de 1959.

Gil expresó además que no se concibe ampliar en el futuro las tiendas en MLC y que sería una iniciativa transitoria, pero hay que destacar que ya llevamos tres meses con ellas y cada día abren más. 

Por otra parte, el funcionario público no sabe cuánto durarán estos establecimientos, pero asegura que "la estrategia no es dolarizar nuestra economía y lo que estamos defendiendo con el ordenamiento monetario es que operemos en una sola moneda".

Parece un poco tarde para estas aclaraciones.

Desde el pasado 20 de julio, hace tres meses, abrieron en el país decenas de tiendas en divisas extranjeras.

El ministro de Economía, Alejandro Gil, aseguró entonces que la venta de alimentos en CUP y CUC se mantendrá. Al mismo tiempo, se abre la venta de productos de “media y alta gama” en moneda libremente convertible (MLC), es decir, divisas. En efecto, entre ellos están artículos de limpieza y alimentos.

Según Gil, el objetivo era captar una “demanda solvente” en el país que puede comprar en dólares u otras MLC estas mercancías, obviamente, a altos precios.

Otro anuncio llamativo fue el fin del gravamen del 10% a los dólares en efectivo que se reciben en la isla. Esa disposición existía desde 2004 y afecta sólo a la moneda en efectivo, no a las transacciones bancarias.