"No voy a vender más mi cosecha al Estado": campesino le canta las cuarenta al régimen

Yosvanis Guerra Díaz es un campesino cubano que lleva más de tres meses esperando que el régimen le pague una cosecha de boniato
"No le voy a vender más mi cosecha al Estado": campesino le canta las cuarenta al régimen
 

Reproduce este artículo

Con la llamada Tarea Ordenamiento son muchas las denuncias de campesinos que dicen haber salido perjudicados, y que sus ingresos apenas les alcanzan para vivir.

Uno de estos casos es el de Yosvanis Guerra Díaz, un campesino cubano residente en Santiago de Cuba, que en conversación con la Agencia Independiente de Noticias Palenque Visión, aseguró que no piensa venderle más sus cosechas al Estado.

"No le voy a vender más nunca mi cosecha al Estado, prefiero echársela a mis animales o la dejo para que mi familia se alimente", aseveró Yosvanis, quien también se quejó sobre las nuevas tiendas en divisa, que la mayoría del pueblo no tiene acceso.

Al respecto dijo no entender nada de porqué estaba pasando eso, y señaló que siendo él un trabajador del campo al que el régimen le compra sus cosechas en pesos cubanos, no puede acceder a dichas tiendas.

Como campesino señaló que no recibe ninguna ayuda estatal, y puso como ejemplo que para poder arar la tierra depende de que otro campesino le preste una yunta de bueyes, o una carreta para cargar las semillas, "para sembrar cuatro matas de boniato y subsistir, porque si no se siembra se muere uno de hambre".

Asimismo expresó que no cuenta con ropa y calzado adecuado para el trabajo en el campo, ni tan siquiera un sombrero de yarey. Agregó que, "me hace falta una lima, me hace falta un mache, es decir que me hace falta todo para poder mantener la tierra".  

De igual manera refirió que su situación es compartida por otros campesinos cubanos, los cuales a su entender necesitan un poco más de ayuda.

Yosvanis también denunció un atraso de más de tres meses en el pago de una cosecha de boniato que le vendió al régimen: "hace tres meses que estoy esperando el dichoso cheque y no acaba de llegar".

Al concluir sus declaraciones aseguró estar listo para enfrentar cualquier represalia que el régimen quiera emprender contra él.

"Si por esta conversación que yo tengo, a mí me van a sancionar que lo hagan, porque miedo no les voy a tener, pero sí lo que soy capaz de decir es la verdad, y yo, como no le voy a vender a ellos más nunca más nada, que por mi tierra ni se porten".