Campesino denuncia al régimen por entorpecer la producción de alimentos

Las autoridades cubanas ponen todo tipo de trabas a los agricultores, a pesar de que el país vive la peor crisis en décadas.
Leonel Capote
 

Reproduce este artículo

El campesino cubano Leonel Capote, conocido en redes sociales por compartir los desafíos diarios que implica ser productor en la isla, criticó este 23 de mayo a las autoridades cubanas por las restricciones que imponen a la labor de los pequeños agricultores.

Capote dijo que el combustible que el Estado cubano vende en las cooperativas es insuficiente para la producción de alimentos, lo que los obliga a acudir a los CUPET para conseguir el petróleo.

Pero ni siquiera comprando en el CUPET los campesinos resuelven sus problemas pues, según declaró en Twitter, en las gasolineras del país está prohibido vender en tanques, por lo que en un solo día tuvo que acudir a varios establecimientos en busca de 40 litros del combustible, sin resultado.

“Hoy mismo fui en mi moto a buscar 40 litros de petróleo a Cayo la Rosa y no me dejaron comprar. De ahí seguí hasta Artemisa, que tampoco me dejaron comprar porque en tanques está prohibido”, precisó.

“El Gobierno tiene que buscar una solución inmediatamente para garantizar el combustible de una forma u otra y priorizar la producción de alimentos. Los productores tenemos que tener acceso al combustible con tarjetas magnéticas y poder comprar en los CUPET sin restricciones”, agregó.

Pese a la severa crisis económica que atraviesa la población del país, marcada por la escasez de productos de primera necesidad, entre ellos los alimentos, las autoridades cubanas siguen poniendo numerosas trabas a los trabajadores agrícolas y del sector privado.

En abril, el régimen cubano amenazó a Capote, residente en el municipio Güira de Melena, provincia Artemisa, por sus críticas al Estado en redes sociales.

Según explicó el agricultor, la Junta Directiva de su cooperativa, “Ubaldo Díaz Fuentes”, lo citó para “analizar los incumplimientos en los compromisos estatales”.

“Hoy fue el día de castigar al Guajiro tuitero. Mis tuits escritos con mucha educación y sin ofender a nadie, tratando de resolver mis problemas como campesino, después de resolverse, ofendieron", agregó.

“En mi cooperativa me sentaron en el banquillo de los acusados y me propusieron en la junta de directiva pasar a campesino independiente”, denunció Capote.

El agricultor, por su parte, pidió un traslado a otra, "porque hace tiempo me siento disgustado en esa cooperativa. Al final, no podemos expresarnos, pues ofende", añadió.