Oscar Elías Biscet critica la política de Biden hacia Cuba

En un artículo publicado en The Washington Times, el disidente y exprisionero político recuerda que las medidas a favor del régimen se toman en un momento de represión intensa.
Oscar Elías Biscet
 

Reproduce este artículo

Los disidentes en Cuba están sufriendo la peor persecución en décadas, pero el gobierno de Biden insiste en dar oxígeno al régimen de los Castro, criticó este domingo el opositor Oscar Elías Biscet en un artículo publicado en The Washington Times.

“La Administración Biden, la comunidad internacional en general y la prensa han ignorado por largo tiempo esta represión”, declaró el médico, opositor y ex prisionero político.

El activista y médico cubano, fundador del Proyecto Emilia, opinó que esta represión es más amplia y dura que las anteriores, ya que tiene como objetivo atemorizar a los cubanos comunes para que dejen de apoyar cualquier tipo de protesta.

Asimismo, manifestó que para que la democracia tenga alguna oportunidad en Cuba, “la administración Biden deberá hacer algo más que retirar las visas de viaje de un puñado de funcionarios cubanos, y la prensa y la comunidad internacional deberán arrojar una luz implacable sobre las fechorías del Sr. Díaz-Canel”.

Un paso positivo que podría dar el actual gobierno demócrata sería apoyar la expansión de internet, y recordó que Díaz-Canel restringió su uso tras las protestas, para impedir el libre flujo de información, sin el cual es imposible que Cuba recobre la democracia, afirma Biscet.

“¿El presidente Biden hablará del señor Díaz-Canel con la misma dureza con que habla del presidente ruso Vladimir Putin?”, “¿por qué al presidente Biden le preocupa el destino de los cubanos menos que el de los ucranianos?”, se pregunta Biscet en el artículo.

La Casa Blanca ha dicho que las nuevas medidas hacia Cuba, anunciadas la semana pasada, se centran en los derechos humanos y están diseñadas con el objetivo de empoderar al pueblo cubano, pero miembros del exilio criticaron este nuevo escenario.

Se esperaba que el Partido Republicano mostrara su desacuerdo con estas medidas. Los representantes por la Florida Marco Rubio (Senado) y María Elvira Salazar (Cámara de Representantes) las catalogaron de “error histórico”.

El congresista Mario Díaz-Balart (republicano) dijo estar “indignado” porque el actual gobierno de los Estados Unidos “haya decidido debilitar las sanciones y apoyar a la brutal dictadura cubana”.

Pero también tomó partido contra el "deshielo 2.0", como lo llaman en redes sociales, el senador Bob Menéndez, demócrata por Nueva Jersey y presidente del Comité de Relaciones Exteriores de la Cámara Alta.

“Corremos el riesgo con este anuncio de enviar el mensaje equivocado, a las personas equivocadas, en el momento equivocado y por todas las razones equivocadas”, apuntó Menéndez en un comunicado.