Cadena perpetua para cubano que ultimó a oficial de la policía en La Habana
Yusniel Tirado Aldama y Alejandro Ramos Pardo, involucrados en un ataque a una estación de la policía del régimen en Calabazar (La Habana), han sido condenados por estos actos
Yusniel Tirado Aldama
 

Reproduce este artículo

Yusniel Tirado Aldama y Alejandro Ramos Pardo, involucrados en un ataque a una estación de la policía del régimen en Calabazar (La Habana), han sido condenados por estos actos.

Según una nota publicada en Granma, el principal periódico del Partido Comunista, durante los días 17 y 18 de septiembre del 2020, “se celebró la vista del juicio oral y público contra los (…) autores de los hechos acontecidos el día 5 de junio de 2020, en la subestación de la Policía Nacional Revolucionaria del poblado de Calabazar, perteneciente al municipio de Arroyo Naranjo, en La Habana”.

Como recuerda la información, publicada a más de dos meses de presuntamente haber celebrado el juicio, durante esos hechos Tirado cometió el homicidio de “uno de los agentes de guardia en el lugar y lesionados otros dos policías”. En esas circunstancias, según la versión oficial, Tirado Aldama se apoderó de un arma de fuego “con la cual pretendía cometer otros hechos delictivos”.

El tribunal consideró a Yusniel Tirado Aldama, responsable de los delitos de asesinato, tentativa de asesinato, robo con violencia en las personas, portación y tenencia ilegal de armas, hurto y daños.

Según los medios de propaganda gubernamental, “atendiendo a la extraordinaria gravedad de este suceso, su repercusión social y características personales del encartado, [a Tirado] se le impuso, como sanción conjunta, la privación perpetua de libertad”.

Por otra parte, al acusado Alejandro Ramos Pardo, “cuya participación no tuvo la relevancia del anterior”, se le consideró responsable de los ilícitos de portación y tenencia ilegal de armas e “incumplimiento del deber de denunciar” y se le aplicó como sanción conjunta la de un año de privación de libertad.

En la nota del diario Granma se asegura que “contra la decisión del órgano judicial, el acusado Yusniel Tirado Aldama estableció el recurso que la ley autoriza en estos casos y, revisadas las actuaciones, el Tribunal Supremo Popular confirmó la decisión por considerarla acertada”.

El viernes 5 de junio de este año, el joven de quien refieren antecedentes penales irrumpió en la estación de policía de Calabazar, agredió con arma blanca a los tres efectivos y sustrajo un arma de fuego asignada a uno de ellos.

De acuerdo con la nota del Ministerio del Interior (Minint) divulgada en el Noticiero Nacional de Televisión por esos días, “Yusniel Tirado Aldama, [tiene] 27 años de edad, residente en Boyeros”, quien no tiene vínculo laboral y estuvo en reclusión por “un delito de atentado”.

“Realizó esta agresión de manera individual”, precisó la nota oficial, que además reflejó que a Tirado Aldama “le constan antecedentes por robo con fuerza, lesiones, tenencia de drogas, daño a la propiedad y receptación”.

El individuo fue detenido cinco horas después y se le ocupó el arma de fuego sustraída. El Minint confirmó la muerte en el ataque de Rodríguez Rivero, quien estaba en el rol de oficial de guardia de la unidad policial atacada.

Asimismo, se informó que el primer suboficial Georvis Ley Cuenca, de 30 años de edad, chofer de auto patrullero, y de la propia unidad, estaba ingresado en el Hospital Enrique Cabrera, reportado grave y con peligro para la vida, pero luego se recuperó.