Blinken pide combatir la trata de médicos cubanos

Según el secretario de Estado de EEUU, el régimen cubano se beneficia del trabajo de su personal médico sin ofrecerle garantías.
Brigadas-medicas.jpg
 

Reproduce este artículo

El secretario de Estado de EE. UU., Antony Blinken, señaló a Cuba entre los gobiernos que participan en la trata de personas. Sus declaraciones tuvieron lugar durante una reunión virtual para monitorear y combatir ese flagelo efectuada el 25 de enero.

“Tenemos que encontrar más formas de ejercer presión efectiva sobre los gobiernos que participan o permiten la trata de personas: China y Cuba, Corea del Norte, Rusia”, afirmó el jefe de la diplomacia estadounidense.

Según el funcionario, el tráfico humano es, por definición, un problema global, y señaló que el informe anual del Departamento de Estado muestra que las víctimas provienen de todas partes del mundo.

Blinken declaró que los traficantes operan en todos los países, incluso en EE. UU., y debido a que este es un problema global, es necesaria una coalición de instituciones para enfrentarlo, una que abarque al gobierno, las empresas, la sociedad civil y otras partes de la sociedad.

El pasado julio, en la presentación del Informe sobre el Tráfico Humano para el 2021, el secretario de Estado dijo que “el gobierno cubano se ha beneficiado monetariamente de misiones médicas extranjeras explotadoras. Envían doctores y otro personal médico al extranjero, no se les informa de los términos de sus contratos, confiscan sus documentos y salarios y amenazan a sus familiares si tratan de irse”.

Agregó que La Habana recauda entre 6000 millones y 8000 millones de dólares anuales de sus exportaciones de médicos, quienes “reciben sólo una parte de su salario, que oscila entre el cinco y el 25 por ciento” mientras el régimen se queda con el resto

En 2020 y 2021, el régimen capitalizó la pandemia para aumentar el número y tamaño de sus misiones médicas, que ahora oscilan entre 34 000 y 50 000 profesionales de la salud en más de 60 países, detalla el reporte.

Según el presidente de Prisoners Defenders (PD), Javier Larrondo, entre 50 000 y 100 000 cubanos trabajan en el exterior de Cuba para empresas del régimen de la isla en el marco de las llamadas “misiones internacionalistas” bajo condiciones de explotación y esclavitud.