Artemisa en la calle grita Patria y Vida

Usuarios en redes sociales reportaron que este domingo 15 de agosto se suscitaron diversas manifestaciones antigubernamentales en Güira de Melena y Bauta, Artemisa.
Cacerolazos en Güira de Melena y Bauta, Artemisa.
 

Reproduce este artículo

Usuarios en redes sociales reportaron que este domingo 15 de agosto se suscitaron diversas manifestaciones antigubernamentales en localidades de los municipios Güira de Melena y Bauta, provincia Artemisa.

“Señores, otra vez Güira de Melena dando cacerolazos incluso con corriente. Esa gente se cansó y toda Cuba debería seguir el ejemplo. Lo más importante es la libertad, siempre pedir libertad. Abajo la dictadura castrocomunista” tuiteó el usuario Adrián González García.

La publicación en Twitter estuvo respaldada por un video de la manifestación popular en la que se escucha exclamar a unos de los manifestantes de la localidad: “Moreda se botó. 15 de agosto de 2022, 9 y cuarto de la noche. Estamos cansados de tantos apagones. Patria y vida, p****. No aguantamos más”. 

Minutos más tarde, González García compartió otro video que expresa “se calienta el nuevo vedado, Bauta”. En la grabación se escucha el sonar de las cazuelas a lo lejos mientras un joven declara: “escuchen caballero, el nuevo vedado completo”. 

Los cacerolazos como expresión de descontento popular han llegado para quedarse en Cuba. En la noche de este domingo, una parte del barrio El Condado, en la ciudad cubana de Santa Clara, recobró el servicio eléctrico luego de que decenas de sus vecinos salieran a las calles a manifestarse contra los apagones. 

Pobladores de los municipios Bauta y Jagüey Grande, en las provincias de Artemisa y Matanzas, respectivamente, también se han manifestado contra los prolongados apagones de los que están siendo víctimas como consecuencia de la crisis energética que atraviesa Cuba y la incapacidad gubernamental para solucionarla.

Crisis de apagones en Cuba

Los cubanos llevan meses sufriendo una crisis energética con apagones de hasta más de 12 horas diarias en todas las provincias del país, lo que ha ocasionado decenas de protestas y cacerolazos.

El régimen critica y persigue a quienes se manifiesten reclamando mejores condiciones de vida o derechos políticos, e incluso interrumpe la Internet durante las protestas para limitar su influencia.

Miguel Díaz-Canel, presidente cubano, evitó recientemente responsabilizarse por la situación energética de la isla y rechazó las manifestaciones ciudadanas.

En una intervención sobre el tema en el Parlamento, el mandatario justificó los apagones con el infortunio de las constantes averías en las centrales termoeléctricas y criticó que haya “algunas personas que, para expresar su malestar y su incomprensión, acuden al toque de cazuela y vociferan expresiones en contra de los dirigentes”.