Joven asesinado por el régimen cubano en procesión de la Virgen de la Caridad
Pese a que el Monseñor suspendió el acto, un grupo de cubanos católicos salieron a la calle a gritar "Libertad" y deseando llevar a cabo la procesión
Arnaldo Socorro: un católico asesinado por militares del régimen cubano en 1961
 

Reproduce este artículo

Tenemos que recordar cómo el castrismo, con su "Revolución" naciente, asesinó, el 10 de septiembre de 1961, a Arnaldo Socorro, un joven católico de 17 años, en una procesión de la Virgen de la Caridad.

Según recoge la Arquidiócesis de Miami, en un artículo de 2014, la mañana de ese día, le llegó la noticia al Monseñor Eduardo Boza Masvidal, Obispo auxiliar de La Habana y párroco de la Iglesia de Nuestra Señora de la Caridad, de que el Ministerio del Interior (Minint) revocaba los contenidos del permiso concedido para la tradicional procesión de la Virgen de la Caridad, que ese año debía realizarse el domingo 10 de septiembre. 

Los agentes represores de entonces ordenaron que la procesión se tenía que hacer a las 7 a.m y no a las 5 p.m como estaba previsto.

Con ese cambio, a solo dos días de la actividad, el régimen que recién se instauraba quería mermar la presencia de cubanos en la procesión, así como de prensa internacional.

Pese a que el Monseñor suspendió el acto, un grupo de cubanos católicos salieron a la calle a gritar "Libertad" y deseando llevar a cabo la procesión.

"Esa tarde la Iglesia cubana contó con un joven mártir, Arnaldo Socorro, abatido por los disparos de los milicianos cuando, sobre los hombros de un amigo, llevaba en alto un cuadro de la Virgen de la Caridad", añade la institución religiosa.

Por su parte, El Nuevo Herald publicó que Socorro fue asesinado por un miliciano castrista frente a la iglesia, pero a fin de engañar a la opinión pública las autoridades lo sepultaron con los honores de un militante comunista.

El diario oficialista Granma dijo que se trataba de un obrero y que fueron heridos tres milicianos cuando un grupo de contrarrevolucionarios les dispararon desde el interior de la iglesia

Luego de eso, 131 sacerdotes fueron sacados a la fuerza de sus parroquias y obligados a embarcar en el vapor español Covadonga, donde también iba Boza Masvidal.

A 59 años de ese horrendo crimen, todavía desde el poder tienen la desfachatez de ahora, apropiarse de creencias, cuando constantemente quienes las profesan son acosados.

Este fin de semana, Mariela Castro, afirmó que dos de los mayores símbolos religiosos en la isla, la Virgen de la Caridad del Cobre y la deidad afro Oshún, bendijeron a Fidel y su llamada "revolución".

Según la directora del Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex), la católica Virgen de la Caridad, que en el proceso de sincretismo con religiones de origen africano es identificada con Oshún, son poco menos que comunistas.

Castro escribió en Twitter: "Gracias Cachita por protegerlo, por amparar a Fidel y a la Revolución Cubana. Oshún no aceptará ofrendas de mercenarios y traidores".

Habría que analizar quiénes son realmente los "mercenarios y traidores", si aquellos que luchan por la libertad de la isla, o la casta que ha cometido disímiles atrocidades para permanecer más de 60 años en el poder.