Archipiélago busca proteger a los manifestantes el 15N

En entrevista con EFE, Yunior García aseguró que la convocatoria a la marcha sigue en pie, pero los organizadores buscan proteger a la gente de una "represión asegurada".
Yunior-Garcia (EFE).jpg
 

Reproduce este artículo

El principal impulsor de la Marcha Cívica del 15 de noviembre en Cuba, Yunior García Aguilera, aseguró este 9 de noviembre a EFE que el grupo Archipiélago estudia cómo salir a las calles ese día sin exponer a los manifestantes a la represión.

Archipiélago, un grupo de ciudadanos que surgió a raíz de las protestas del 11 de julio, mantiene intacta la convocatoria de marcha, pero estudia cómo y dónde “porque no vamos a lanzar a los jóvenes a una represión asegurada”, declaró el dramaturgo a la agencia española.

García Aguilera dijo en la entrevista que se siente “responsable” por esos jóvenes dispuestos a salir a la calle y sus madres, por lo cual saldrán a defender su derecho “sin poner en riesgo a la gente”. También mostró a EFE que le han cortado los servicios de Internet y telefonía fija en su casa, en lo que considera un intento de silenciar sus reivindicaciones.

La proximidad de la Marcha Cívica por el Cambio, programada para el 15 de noviembre, ha provocado un aumento de los arrestos, amenazas, chantajes, sanciones de cárcel y expulsiones de centros de trabajo como señales de advertencia a los miembros de Archipiélago.

El 12 de octubre el régimen declaró ilícita esta nueva marcha. Los organizadores en cada territorio fueron informados de la negación a través de las intendencias de sus localidades.

Una semana después, la Fiscalía General de la República amenazó a los promotores de la marcha del 15N, organizados en el grupo contestatario Archipiélago, con procesarlos por “instigar a delinquir” y otros delitos.

Archipiélago decidió adelantarla para el 15 de noviembre a raíz de la decisión del régimen de nombrar el 20 de noviembre como “Día de la Defensa Nacional” y movilizar tropas militares y paramilitares desde el 18.

Decenas de ciudadanos en La HabanaHolguín, Santa Clara, Pinar del Río, Cienfuegos, Nuevitas, Camagüey, Las Tunas y Guantánamo, entre otras localidades, firmaron documentos que notifican a las autoridades la intención de marchar demandando respeto a los derechos humanos y a favor de la libertad de los presos políticos.

Cuba atraviesa una fuerte crisis económica reflejada en largas colas para comprar alimentos y productos básicos, así como una inflación que no deja de crecer. El Gobierno cubano atribuye estos problemas al embargo de Estados Unidos, endurecido en la pasada administración de Donald Trump.

Las autoridades vinculan a los promotores de la marcha pacífica opositora con “cabecillas contrarrevolucionarios” de instituciones y congresistas del vecino país que buscan un “cambio de régimen” y una “intervención militar”.

*Foto: EFE