Apedrean sede del gobierno comunista en Marianao

La sede del gobierno del municipio habanero de Marianao fue atacada con piedras.
piedras
 

Reproduce este artículo

La sede del gobierno del municipio habanero de Marianao fue apedreada en la tarde del 1.º de agosto, provocando lesiones a una trabajadora y daños materiales a la entidad, aseguraron fuentes del oficialismo.

Según la página de Facebook del Consejo de la Administración de esa localidad, “en la tarde de hoy se acerca a la sede del Gobierno un individuo preguntando por el Presidente de la Asamblea Municipal del Poder Popular del municipio Marianao”.

Añaden que tras “recibir por respuesta de que no se encontraba [el hombre] actúa de manera inconsecuente, lanzando piedras contra tres cristales de la instalación y así afectando los mismos, así como a una trabajadora que se encontraba en la recepción de la instalación”.

La nota publicada por la sede explica que la trabajadora resultó lesionada cerca del oído, y tuvo que ser sometida a una sutura de tres puntos. 

“Se actuó por parte de la población y el individuo fue detenido,y será procesado de acuerdo al código penal de nuestro país, actitudes como estas no las podemos admitir pues denigran la tranquilidad del pueblo Marianense”, concluyó la entidad.

En los comentarios a la publicación, Allena Baró, una pobladora de Marianao, respondió que, aunque no justifica la violencia, lo que hizo ese hombre es la respuesta que se siente inclinada a dar ante la mediocridad del gobierno:

“No lo justifico, pero es lo que le dan ganas a uno, USTEDES ME HAN ESTADO TIRANDO PIEDRAS HACE 3 MESES y sigo sin cobrar, con 2 hijos menores y no me dan una respuesta y no pasa nada”, precisó.

“Sin motivos aparentes, la que era Delegada de la Agricultura, violó todo lo legislado y me dejó sin trabajo y digo aparente motivo porque conozco sus razones al igual que ustedes. ¿A quién le cae el peso de la ley en estos casos?”, se cuestionó la pobladora.

Cuba es actualmente un polvorín: apagones de más de 12 horas en todo el país, cacerolazos en diferentes ciudades y pueblos todos los días, hambre y miseria que se extienden como plaga. Las horas para un próximo “11 de julio”, parecen estar contadas.