Acusan a American Airlines de violar normas de la ONU al impedir viaje de activista

Según Cultura Democrática, la aerolínea violó el artículo 13 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, que asegura la libertad de movimiento".
Anamely Ramos en aeropuerto de Miami
 

Reproduce este artículo

La ONG Cultura Democrática acusó este 17 de febrero a la compañía American Airlines de violar las normas de la ONU al impedir el abordaje de la activista cubana Anamely Ramos con destino a La Habana a solicitud del Gobierno de la isla.

“Las empresas deben apoyar y respetar la protección de los derechos humanos fundamentales”, entre ellos el de libertad de movimiento, precisó una carta dirigida por la organización a W. Douglas, presidente ejecutivo de American, que es signataria de los 10 Principios del Pacto Global de Naciones Unidas.

“Lamentablemente, un año después de haber asumido públicamente dicho compromiso, en el día de la fecha la empresa que usted representa ha violado al menos el Principio 1 y 2 cuando la Srta. Anamely Ramos González (…) fue impedida de abordar uno de los aviones de AA y viajar desde Miami a La Habana”, precisa la misiva.

“Al impedir que la Srta. Ramos regrese a su país de residencia —agrega—, los funcionarios de su empresa violaron el artículo 13 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, es decir el derecho a la libertad de movimiento, incluido en el Principio 1 del Pacto Global”.

Este miércoles, Anamely Ramos intentó regresar a Cuba, su lugar de residencia, pero la aerolínea American Airlines le impidió abordar su vuelo en el aeropuerto de Miami

El periodista cubano Mario J. Pentón, reportero de América Noticias, publicó en Facebook un comunicado oficial que le remitiera la compañía aérea, según el cual desde Cuba “se notificó a American que el pasajero tiene prohibido regresar (…) y no se le permitirá la entrada al país”.

“En todos los países en los que operamos, los requisitos de ingreso y la admisibilidad de los viajeros los determinan las autoridades de cada país, no las aerolíneas. American no tenía discreción ni elección en este asunto”, alegó la compañía.

Desde el aeropuerto de Miami, Ramos dijo esta mañana que “independientemente del acuerdo que ellos tengan con el gobierno cubano, yo soy residente cubana, no tengo residencia en ningún otro país del mundo y por lo tanto no me puedo quedar ilegal aquí” en Estados Unidos.

La víspera, Daniella Levine Cava, alcaldesa del condado Miami-Dade en la Florida, se reunió con la historiadora de arte y activista.