Alexander Pupo: "no me he muerto de hambre gracias a la ayuda de cubanos libres"

Alexander Pupo agradeció la ayuda de cubanos libres ante la represión del régimen.
Médico Alexander Pupo: "no me he muerto de hambre gracias a la ayuda de cubanos libres"
 

Reproduce este artículo

El doctor Alexander Pupo es uno de esos cubanos que perdió el miedo a la represión del régimen y decidió denunciar el lamentable estado en que se encuentra el pueblo luego de más de 62 años de dictadura.

Esta decisión ha tenido consecuencias para su vida, al punto de perder sus estudios en la especialidad de Neurología que cursaba en el hospital provincial de la provincia Las Tunas y también su puesto laboral.

Este 3 de marzo Pupo volvió a hacer uso de su libertad de expresión mediante un texto que publicó en su cuenta de la red social Facebook donde agradece la solidaridad que para con él han tenido muchos cubanos que comparten sus deseos de vivir en una Cuba próspera y libre de dictadura.

Asimismo habló sobre aquellos que a pesar de estar en contra del sistema no hacen nada para no ser víctimas de la represión.

"¿Saben ustedes lo que es un 'Revolucionario por conveniencia'?", escribió Pupo y narró que "sesde que comenzó todo esto son muchas las personas que me escriben. Algunos son viejos amigos, otros han surgido luego de esto, pero casi todos comparten mis ideas y de alguna manera me expresan que también creen lo que yo, solo que no quieren perder su trabajo y por eso no se atreven a manifestarse".

Esos amigos "son capaces hasta de ir a un acto de repudio con tal de no perder su trabajo y por ende su entrada económica", y explicó que eso lo puedo entender, "porque es cierto que en un país dominado por una Dictadura Totalitaria y Fascista si te enfrentas al Estado te tratan de asfixiar económicamente".

Pero lo que no logra entender es "cómo son capaces algunos de hacer cosas contra sus principios solo por ello". Y para ilustrar esto puso de ejemplo su actual situación.

"Yo perdí mi trabajo, y con ello tengo cierta inestabilidad económica pero hasta el día de hoy no me he muerto de hambre, los cubanos libres no lo han permitido".

Confesó que extraña su trabajo, pero acotó que "se siente muy bien poder hablar sin hipocresía y decirle al Gobierno todo el desprecio que siento hacia su política".

En este sentido agregó que "desde que soy un cubano libre de pensamiento puedo descansar tranquilo con mi conciencia, y me he dado cuenta de que cuando se lucha por una Cuba mejor se lucha por el bien de todos, y eso gratifica".

Dijo también que aunque a veces extraña a sus pacientes, vive tranquilo, y "no cambiaría ni un solo segundo de mi libertad por una hora de lo que ya no seré jamás".

Apuntó además que "al hombre se le mide por sus ideas, y yo no voy a ser otro de los que va a un acto de repudio o de los que le postean cosas absurdas y sin sentido a los opositores solo para conservar su trabajo. Yo no voy a ser un 'Mercenario de la Revolución de los Castros'".

Destacó que a pesar de la represión "prefiero ser mil veces un opositor, un disidente y un enajenado por convicción que un Revolucionario por conveniencia".

Dirigiéndose a esos amigos que piensan como él pero continúan haciéndole el juego a la dictadura, escribió: "Nuestra labor es salvar, es pro-Vida, es humana. Si logras entender que nadie puede juzgarte por ello entonces comprenderás de qué lado debe estar tu lucha. Cuando entiendas que nadie puede tacharte o señalarte de mala manera por defender tus derechos entonces veras la luz que necesitas para ser mejor como médico y como persona. Cuando eso ocurra comenzará tu lucha y dejarás de ser como otros: 'Un Revolucionario por Conveniencia'".