2019: año más caluroso en Cuba desde 1951
​​​​​​​2019 fue el año más caluroso registrado en Cuba desde 1951, de acuerdo con una información emitida este martes el Instituto de Meteorología
Un hombre bebe agua bajo el sol.

2019 fue el año más caluroso registrado en Cuba desde 1951, de acuerdo con una información emitida este martes el Instituto de Meteorología.  

El pasado año en Cuba se reportaron 33 récords de temperatura máxima absoluta, incluyendo uno de 39,1 grados Celsius de Veguitas, provincia de Granma (al oriente del país).

La estación meteorológica de Veguitas reportó un valor de temperatura máxima de 39.1 grados Celsius el día 30 de junio. Tal ascenso obedeció a la influencia de las altas presiones oceánicas en todos los niveles de la atmósfera y a la presencia del polvo del Sahara, una condición que limitó los procesos de lluvia y favoreció la poca nubosidad e intensa radiación solar durante el día.

El récord anterior (38,8 grados) databa del 17 de abril de 1999 y se reportó en la localidad de Jucarito, también en la provincia de Granma.

 

 

Los meses que registraron anomalías en este sentido fueron febrero, abril, mayo, junio y octubre, principalmente, informó Prensa Latina. La nota de prensa agrega que junio, julio, agosto y septiembre, fueron los meses más calurosos, según indicaron especialistas del Centro del Clima. Estos últimos meses registraron temperaturas medias superiores a los 28 grados Celsius.

Los especialistas dijeron además que la tendencia reafirma el incremento de las temperaturas durante la última década, que fue la más calurosa en Cuba desde que se llevan las estadísticas.

Asimismo, dijeron que 2019 fue un año seco en general, con lluvias por debajo de la norma, y con una presencia menor de frentes fríos: solo llegaron 17, una cantidad menor al promedio.

Aunque las altas temperaturas son comunes en la Isla, el verano de 2019 se sintió sido particularmente caluroso, pero no solo por el clima. La agudización de la crisis económica provocó una serie de apagones en la Isla, que las autoridades achacaron primero a mantenimientos programados y roturas en las centrales generadoras de energía eléctrica, pero luego se hizo evidente que respondía a la falta de combustibles.