Unos 15 cubanos serán juzgados en La Habana por el delito de sedición

Entre ellos se encuentra el joven Elier Padrón Romero, de 26 años, sobre el que recae una petición fiscal de 18 años de cárcel, aunque otros enfrentan penas de hasta 25 años.
Elier-Padron-Romero-11J.jpg
 

Reproduce este artículo

Unos 15 manifestantes del 11 de julio en La Habana, entre ellos el joven E, serán llevados a juicio entre los días 14 al 17 de diciembre, acusados de sedición, informó a ADN Cuba el activista Marcel Valdés.

La Petición Fiscal, que llegó a este medio, menciona también a Dayron Martín Rodríguez, Alexander Guillermo Martínez, Miguel Páez Estiven, Lázaro Zamora González, Marlon Brando Díaz, Alexis Sosa, José Luis Sánchez, Jesús Enrique Vázquez, Frank Aldama, Orlando Carvajal, Dianyi Liriano Fuentes, Leoalys de la Caridad Valera, Karen Valdez y Brusnelvis Adrián Cabrera.

Según el documento, todos los acusados serán juzgados por el delito de “sedición” y las penas oscilan entre 15 y 25 años de cárcel. Padrón Romero enfrenta una petición de 18 años de privación de libertad.

Padrón Romero, de 26 años, es natural de Arroyo Naranjo, La Habana y es otro de los manifestantes sometido a altas peticiones fiscales por participar en las manifestaciones gubernamentales que se desarrollaron en Cuba el domingo 11 de julio.

La madre de Padrón Romero contó a Valdés que el joven, actualmente retenido en la prisión Valle Grande, ha sido maltratado en su paso por las diferentes instituciones policiales y penales. 

“Entrando a la estación de Policías “Capri” le dieron tantos golpes que perdió el conocimiento, después cuando lo trasladan a la estación del Cotorro cada 2 minutos era una golpiza, lo escupían y le lanzaban agua”, especifica la publicación en Facebook.

Un reporte reciente del grupo de activistas Justicia 11J, que recopila denuncias de detenidos y desaparecidos tras las protestas de julio, aclara que la Fiscalía Provincial de La Habana “ha comenzado a utilizar el delito de sedición con una connotación política para enjuiciar a jóvenes de La Güinera que salieron a manifestarse”.

Por el momento, las condenas para los ciudadanos rebasan los 20 años de privación de libertad en la mayoría de los casos, lo que evidencia el uso de la sedición “como delito político contra personas que exigen derechos elementales y que no tienen formación política”.

Entre los ejemplos de estas peticiones ejemplarizantes está el caso de Emiyoslán Román, a quien “esperaron que cumpliera 18 años de edad en prisión para proponer condena de 15 años”, y de Elieser Gordín Rojas, para el que solicitan 27 años en prisión.

Hasta la fecha, organizaciones de derechos humanos de la sociedad civil independiente en Cuba han documentado 1283 personas detenidas a raíz de las manifestaciones del 11 de julio. De ellas, al menos 540 continúan en prisión y otras 42 han sido condenadas en procedimientos sumarios.

La organización jurídica independiente Cubalex ha manifestado preocupación por el uso de la figura de sedición, de una elevada connotación política indemostrable en la mayoría de los casos a raíz de las protestas populares, “para imponer sanciones ejemplarizantes al menos a 122 personas”.