15N: régimen asedia arzobispado de Camagüey con acto de repudio

El sacerdote católico Fernando Gálvez denunció que “represores” del régimen cubano realizaron un “acto de repudio” en el arzobispado de Camagüey este 15 de noviembre
 

Reproduce este artículo

El sacerdote católico Fernando Gálvez denunció que “represores” del régimen cubano realizaron un “acto de repudio” en el arzobispado de Camagüey este 15 de noviembre, para impedir que los religiosos asistieran a la Marcha Cívica por el Cambio.

“Aquí les comparto una imagen de la publicación de algunos represores que honraron al arzobispado de Camagüey con un acto de repudio donde se encontraba el P. Alberto Reyes y también arzobispo de Camagüey Wilfredo Pino”, publicó Gálvez en Facebook.

El cura difundió fotografías y un video que se grabó desde una azotea vecina al arzobispado. En las imágenes se observa un grupo de decenas de personas con música alta y gritando consignas en dirección a la sede de la institución religiosa. “¡Abajo la gusanera!” y “¡Patria o Muerte!” gritaron en dirección al arzobispado.

La turba llevaba banderas con el rostro del extinto dictador Fidel Castro y de instituciones oficialistas como la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC), la Central de Trabajadores de Cuba (CTC), e incluso había jóvenes con uniforme escolar de Preuniversitario.


“Esta fue la respuesta que encontró el sacerdote mercenario Alberto Reyes Pías en el parque José Martí de la ciudad de Camagüey”, afirmó en Facebook Juan Mendoza Medina, individuo que, según la información pública de su perfil, estudió periodismo y trabajó en el estatal Instituto Cubano de Radio y Televisión (ICRT).

“Gracias comunistas por reconocer que la Iglesia está del lado de la verdad y la justicia. Abajo el comunismo. ¡¡¡¡¡Viva Cuba Libre!!!!!”, respondió en redes sociales el padre Gálvez, al acto de repudio.

Este domingo 14 de noviembre el sacerdote Alberto Reyes Pías denunció que la Oficina de Asuntos Religiosos del Partido Comunista amenazó a los padres de Camagüey que anunciaron su apoyo al pueblo en la marcha ilegalizada por el régimen.


“Han llamado (…) para informar que tienen conocimiento de la intención del padre Ronaldo Montes de Oca, Castor Álvarez Devesa y mía de participar en la manifestación del 15 de noviembre junto a nuestro pueblo y que ellos informan que si nosotros participamos en esta manifestación vamos a ser detenidos”, dijo Reyes Pías.

“Somos sacerdotes para predicar el Evangelio, y el Evangelio de Jesucristo habla de libertad, habla de justicia y habla de verdad, esto que nuestro pueblo está pidiendo. Si ser detenidos es el precio por ser coherentes con la predicación del Evangelio, sea”, añadió.

 

¿Qué ocurrió en Camagüey el 15N?

Como todo el país, Camagüey amaneció con la policía, militares del régimen y grupos paramilitares o civiles afines movilizados para frustrar el derecho a la protesta de la sociedad civil.

En la capital provincial fue cercada la sede del medio independiente La Hora de Cuba, para impedir que los periodistas Henry Constantín y Neife Rigau salieran a reportar la jornada de Marcha Cívica por el Cambio.

Al menos tres personas fueron detenidas en la provincia, informó Constantín. Según este medio, Fernando Vázquez Guerra, activista de la Unión Patriótica de Cuba (Unpacu), reportó que los opositores integrantes de esa organización estaban todos sitiados por la policía política.

Entre las detenciones reportadas por La Hora de Cuba, destaca la del Abdiel Pérez, un joven que solo estaba sentado en una zona wifi, vestido de blanco, color propuesto como símbolo por los promotores de la Marcha Cívica.

Según su madre Madelyn Sardiñas Padrón, el joven estaba siendo conducido a la unidad de operaciones de la Seguridad del Estado. “Mi hijo estaba sentado solito en el Parque Agramonte de la ciudad de Camagüey, vestido de blanco, chateando con una amiga y cerca de las 2:00 pm lo detuvieron”, contó.