Haydée Milanés pide matrimonio igualitario sin plebiscito en Cuba
La cantante y compositora cubana Haydée Milanés sigue vinculada estrechamente a la causa LGBT+ en la Isla y ahora escribió un texto en la revista "Tremenda Nota" donde reclama sus derechos
Haydée Milanés

La cantante y compositora cubana Haydée Milanés, hija del conocido Pablo Milanés solicitó en un escrito que publicó en la revista cubana “Tremenda Nota”, que se aprobara el matrimonio igualitario en Cuba sin ningún plebiscito como indicó el régimen.

“La inclusión del matrimonio igualitario en Cuba dentro del artículo 68 me parecía una ley súper justa, acorde con nuestros tiempos; una ley que ya ha sido aprobada en más de 30 países. Finalmente, fue excluido de la nueva Constitución y eso significó una gran decepción para muchos, incluida yo”, empieza la hija de Pablo Milanés, uno de los que sufrió dentro de las UMAP en Cuba.

Milanés prosigue contando su tristeza y cómo encima de eso se cancela la conga que siempre dio inicio a la jornada de celebraciones por el Día Mundial contra la Homofobia.

“Fue una desilusión detrás de otra. Poco tiempo después lo supe: la comunidad había acordado realizar una marcha independiente. Me pareció una decisión osada, y sentí que yo debía estar ahí, acompañándolos”, escribe la cubana.

No obstante, Haydée insta a que las instituciones deben tomar en cuenta y sumarse a todo este fenómeno que está ocurriendo en Cuba y que es importante reconocer a esta comunidad, exista o no una institución que apoye y represente a sus miembros.

“Y se hizo la marcha. Y fue lindo: muchas personas, en su mayoría jóvenes estudiantes universitarios, artistas, emprendedores, activistas, periodistas independientes, abogados, científicos, diseñadores y tanta gente linda”, continúa la cantante.

La hija de Pablo Milanés cuenta que en los primeros compases de aquella marcha del 11 de mayo de 2019 todo transcurría en paz, con banderas arcoíris estallando en el aire junto a la bandera cubana.

“Se respiraba un aire de libertad que pocas veces había sentido. Poder marchar porque quiero y por algo en lo que creo. Pero el final, ya se sabe, no fue tan lindo: la policía reprimió la marcha y apresó a varios de los activistas que estaban allí, algo absurdo e injusto”, escribe valientemente desde dentro de la Isla.

Haydée cree también que las autoridades cubanas son muy lentas para finalmente entender que los ciudadanos cubanos pueden tomar estas iniciativas si creen en una causa.

“Tenemos derecho a decir lo que pensamos, aunque esto no forme parte del discurso oficial. No obstante, estoy convencida de que mientras más libertades tengamos, mejor país tendremos; mientras más opiniones podamos escuchar, mejores vamos a ser. Es lo que he podido comprender a lo largo de mi vida. Ahora vayamos a por el matrimonio igualitario. ¡Sin plebiscito!”, concluye la artista que reside en La Habana, de donde no piensa irse.