Selección de poesía de Dulce M. Loynaz

Recibió numerosas ofertas de España y EE.UU. pero nunca abandonó su país. "Yo soy hija de uno que luchó por la libertad de Cuba, quien tiene que irse es el hijo de quien quería que siguiera siendo colonia".
 Dulce M. Loynaz
 

Reproduce este artículo

Dulce María Loynaz Muñoz (1902 - 1997) fue una escritora cubana, considerada una de las principales poetizas de la isla, que en 1992 mereció el premio Miguel de Cervantes, el galardón literario más importante en lengua castellana.

A raíz del triunfo de la Revolución Loynaz se aisló de la vida social durante largo tiempo, en un país donde se instauraba un nuevo régimen, y fue invisibilizada dentro de Cuba debido a esto.

Recibió numerosas ofertas de España y EE.UU. pero nunca abandonó su país. "Yo soy hija de uno que luchó por la libertad de Cuba, quien tiene que irse es el hijo de quien quería que siguiera siendo colonia".

Sus últimas publicaciones fueron Poemas escogidos, de 1985, Bestiarium y La novia de Lázaro, ambos de 1991. La Diputación de Cádiz publicó, además, en 1992, Poemas náufragos, y la editorial Espasa Calpe una amplia antología de su obra. Igualmente en 2001 un joven investigador cubano actualmente radicado en México, Roberto Carlos Hernández Ferro, publica con la editorial habanera Extramuros, una selección de poemas casi desconocidos de la Loynaz, considerados sus primeros textos, que se encontraban dispersos en prensa periódica de la década del veinte. Esta selección se agrupó bajo el título de El áspero sendero.

Selección de poemas:

Creación

Y primero era el agua:
un agua ronca,
sin respirar de peces, sin orillas
que la apretaran...
Era el agua primero,
sobre un mundo naciendo de la mano de Dios...
Era el agua...
Todavía
la tierra no asomaba entre las olas,
todavía la tierra
sólo era un fango blando y tembloroso...
No había flor de lunas ni racimos
de islas... En el vientre
del agua joven se gestaban continentes...

¡Amanecer del mundo, despertar
del mundo!
¡Qué apagar de fuegos últimos¡
¡Qué mar en llamas bajo el cielo negro¡

Era primero el agua.

 

Criatura de isla

Rodeada de mar por todas partes,
soy isla asida al tallo de los vientos...
Nadie escucha mi voz, si rezo o grito:
Puedo volar o hundirme... Puedo, a veces,
morder mi cola en signo de Infinito.
Soy tierra desgajándome... Hay momentos
en que él me ciega y me acobarda,
en que el agua es la muerte donde floto...
Pero abierta a mareas y a ciclones,
hinco en el mar raíz roto.
Crezco del mar y muero de él... Me alzo
¡para volverme en nudos desatados...!
¡Me come un mar batido por las alas
de arcángeles sin cielo, naufragados!

 

Divagación

Si yo no hubiera sido....
¿qué sería en mi lugar?

¿Más lirios o más rosas?
0 chorros de agua 
o gris de serranía
o pedazos de niebla
o mudas rocas...

De alguna de esas cosas, la más fría
me viene al corazón que las añora.
Si yo no hubiera sido,
el alma mía repartida 
pondría en cada cosa una chispa de amor...

Nubes habría
más que otras nubes lentas... 
(¡la nube que podría haber sido!...)
¿En el sitio, en la hora de qué árbol estoy, 
de qué armonía más asequible y útil?

Esta sombra tan lejana parece que no es mía. 
Me siento extraída en mi ropaje 
y rota en las aguas,
en la monotonía del viento sobre el mar,
en la paz honda del campo,
en el sopor del mediodía!...

¡Quién me volviera a la raíz remota 
sin luz, sin fin, sin término y sin vía!

 

 

Poema XVII

Hay algo muy sutil y muy hondo 
en volverse a mirar el camino andado...
El camino en donde, sin dejar huella, 
se dejó la vida entera.

 

Quiéreme entera...

Si me quieres, quiéreme entera,
no por zonas de luz o sombra...
si me quieres, quiéreme negra
y blanca. Y gris, y verde, y rubia,
quiéreme día,
quiéreme noche...
¡Y madrugada en la ventana abierta!

si me quieres, no me recortes:
¡quiéreme toda... o no me quieras!