Skip to main content

Hablan en Miami las hermanas condenadas por el 11J que escaparon en una balsa

Mariana Fernández León y Yaneris Redondo León se fugaron en una balsa de Cuba tras ser condenadas por el levantamiento de julio de 2021

Actualizado: 18 November, 2022

 

Mariana Fernández León y Yaneris Redondo León, las hermanas que se fugaron en una balsa de Cuba tras ser condenadas por el levantamiento de julio de 2021 (11J), declararon en Miami que fue “glorioso” el estallido de las históricas protestas contra el régimen comunista.

Ambas llegaron a Estados Unidos por vía marítima de manera irregular el domingo 13 de noviembre, huyendo de la represión política. Fueron detenidas el 18 de julio de 2021 por su participación en las protestas del 11J en La Habana, y liberadas una semana después, bajo fianza de 1000 pesos cubanos. Pero en septiembre pasado, Mariana, de 20 años de edad, y Yaneris, de 31 años, recibieron condenas de 4 años de trabajo correccional sin internamiento y 7 años de prisión, respectivamente.

“A nosotras nos hicieron un juicio y estuvimos esperando a que llegara la sentencia. Pensábamos que todo iba a estar bien, pero al final no cambió nada y ahí fue cuando tomamos acción”, refirió  Mariana Fernández León, en declaraciones para América TeVé.

La joven explicó las razones que tuvieron para escapar de su país: “No podíamos vivir presas y [las autoridades] iban a seguir tomando represalias contra nosotros, por gusto, sin haber hecho nada, porque nosotras no somos unas delincuentes”.

De acuerdo con Mariana, el levantamiento popular del 11J “fue glorioso porque se hizo algo que no se había hecho”. Pero la represión para apagar la rebeldía fue “dura”, lamentó. El castigo del régimen alcanzó a toda su familia, denunciaron las jóvenes.

Salomé García Bacallao, miembro del Grupo de trabajo sobre detenciones políticas Justicia 11J, explicó en un hilo de Twitter: “Durante un año [las hermanas] fueron acosadas por la Seguridad del Estado, incluyendo al novio de una de ellas, William Méndez, que también hizo la travesía [a EE. UU.]”.

“Para mí eso fue terrible, lo que pasé [en julio de 2021] yo no lo puedo explicar. [Tan] solo recordar cómo me sacaron de mi casa delante de mi abuela que está enferma de Alzheimer, delante de los niños y de mis otras dos hermanas, que no tenían nada que ver… A mí me cogieron por el cuello me dieron con el 'bate'”, relató Yaneris Redondo León, entre lágrimas.

Agregó que fueron trasladadas por varias unidades del Ministerio del Interior (Minint), y en la estación de Acosta “estuvimos como 10 días detenidas y [de] solo recordar eso me da pavor”.

Las protestas de julio de 2021 se extendieron a más de 60 localidades de Cuba, al menos durante dos días. El régimen las reprimió con dureza, y dejaron un saldo de más de 1000 detenidos, un número indeterminado de heridos y un civil asesinado por la policía. Aún hoy se están realizando juicios contra decenas de manifestantes.

“Saber que mi familia estando allá puede correr peligro, porque estamos hablando y eso me angustia. Temo por mi familia”, reveló Yaneris en sus declaraciones para América TeVé. También aseguró que “el pueblo cubano no se va a unir porque tiene mucho miedo”.

Las hermanas esperan obtener refugio en Estados Unidos. “El miedo siempre estuvo ahí. Teníamos mucho miedo de que todo saliera mal, de que esto no fuera posible, pero gracias a Dios todo salió bien”, declaró Mariana en referencia a la arriesgada fuga marítima.

“Pedimos que Mariana y Yaneris no sean deportadas y tengan la oportunidad de defender su solicitud de asilo ante un juez”, manifestó García Bacallao, de Justicia 11J.

Según la activista, más de 55 personas detenidas el 11J o por la convocatoria a una Marcha Cívica por el Cambio el 15 de noviembre de 2021, han emigrado o han sido forzadas al exilio por amenazas de las autoridades.


Derechos Humanos