Yuriorquis Gamboa preocupado por gravedad de su famoso entrenador en Cuba

De no estar inmerso en plena preparación para su crucial combate contra el estadounidense Gervonta Davis el 28 de diciembre, Yuriorquis Gamboa hubiera tomado un avión a La Habana al enterarse del grave estado de su entrenador Jorge Hernández.

“A Gamboa le impactó la noticia” dijo una fuente cercana al entorno del guantanamero que entrena en un gimnasio en Miami para el combate dentro de un mes en Atlanta frente al número uno del ranking de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) en las 135 libras. Gamboa, con 30 victorias, dos derrotas y 18 KO, es el número dos.

El domingo pasado en La Habana, el campeón olímpico de los minimoscas en Montreal 1976, Jorge Hernández, sufrió un paro respiratorio y desde entonces está conectado a una máquina en el hospital conocido como CIMEQ, al oeste de la capital.

Según una fuente cercana a la familia, “los médicos continúan con pronóstico reservado, pues sigue en estado inconsciente”.

“Posee regulada la acumulación de líquido en los espacios intra y extracelulares del cerebro” añadió la fuente.

Desde que se conoció la lamentable noticia, numerosos boxeadores cubanos y otros atletas  han expresado sus deseos de recuperación a la ex estrella del pugilismo .

Hernández, 65 años, fue uno de los tres campeones del Primer Campeonato Mundial de La Habana en 1974 que conseguiría medalla de oro dos años después en el torneo olímpico de Montreal 1976. Los otros dos serían Teófilo Stevenson y el estadounidense Howard Davis.

 

“Jorgito”, como todos le llaman coloquialmente, se impuso también en los Juegos Panamericanos de México en 1975 y en los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Santo Domingo en 1974, entre otros de sus buenos resultados por aquella época.

Luego como entrenador de la preselección nacional comandada por Alcides Sagarra tuvo entre sus pupilos a Gamboa, que se coronó campeón olímpico en Atenas 2004.

Tras la deserción del guantanamero en 2006, Hernández decidió jubilarse tiempo después y en más de una ocasión mostró públicamente su malestar por el trato que había recibido por las autoridades deportivas. Estuvo de adiestrador entre 1991 y 2013.

A pesar del contexto, Hernández , a petición de Gamboa, se encargó del entrenamiento en La Habana del púgil profesional cubano cuando éste volvió de visita a la Isla en mayo de 2015. Desde entonces Gamboa retorna a Cuba anualmente.

El 13 de octubre de 2015 el célebre Floyd Mayweather realizó una visita relámpago a La Habana de cinco horas y por encomienda de Gamboa, Hernández fue el guía del famoso campeón estadounidense en la Isla.