Yordan Álvarez reaparece con jonrón y confirma que tuvo coronavirus
El toletero cubano Yordan Álvarez reapareció con jonrón y tres carreras impulsadas. Confirmó que su larga ausencia se debió a que contrajo el coronavirus

Yordan Álvarez durante el partido ante Toronto. Reuters
 

Reproduce este artículo

Este viernes los Astros activaron a Yordan Álvarez de la lista de lesionados y la reaparición no pudo ser más espectacular. El tunero reapareció con jonrón y tres carreras impulsadas y además confirmó que su larga ausencia se debió a que contrajo el coronavirus.

En sus primeros comentarios públicos desde marzo, Álvarez reveló que tanto él como su esposa dieron positivo por COVID-19. El toletero cubano dijo que su prueba positiva llegó dos días antes de que los Astros comenzaran los entrenamientos del campamento de verano el 3 de julio.

Su único síntoma fue dolores de cabeza ocasionales, dijo a través de un intérprete del equipo. Al anunciar entonces su ausencia los directivos del equipo siempre declararon que no estaban autorizados a revelar las razones

Álvarez dijo que su esposa estaba asintomática. La pareja tiene una hija pequeña que no contrajo el virus. Ellos residen en Tampa durante la temporada baja.

El tunero es una de las cuatro estrellas cubanas en Grandes Ligas que han sido infectados, junto a Yoan Moncada, Aroldis Chapman y Yasiel Puig.

El actual Novato del Año de la Liga Americana en su primer turno al bate Álvarez la botó en 3-2 con par de corredores en bases y un out frente al abridor de Seattle el también cubano Néstor Cortés. El juego terminó 11-1 por los Astros.

Álvarez, de quinto en la alineación, llevó el jonrón a 349 pies y a partir de ahí la ofensiva de los Astros entró en erupción en una primera entrada de nueve carreras que solo terminó cuando el tunero bateó de nuevo esta vez para doble play.

En 88 juegos de Grandes Ligas, el pelotero tiene 28 cuadrangulares y 81 carreras impulsadas. En este desafío, Yulieski Gurriel bateó 4-2, doblete y jonrón.

Tras un comienzo mediocre Houston parece ver en la reaparición del cubano la pieza que le faltaba para remontar en los tramos que falta de una acortada temporada de 60 juegos.

La otra cara de la moneda fue el pitcher Cortés. El zurdo de Batabanó, 25 años, antes de este juego no había lanzado más de dos entradas, y tenía una efectividad de 7.36.

Tras la debacle del viernes su negativo promedio subió a 15.26 de efectividad en 7.2 entradas. Ante Houston lanzó sólo un tercio de inning, con ocho carreras (siete limpias) en cinco hits y dos bases por bolas. Ponchó a uno. Su equipo además no lo ayudó con tres errores en el fatídico primer inning.

Según Baseball-Reference, esta es la primera vez en la historia de las Ligas Mayores que un pitcher cubano dura tan poco en un inicio y permite tantas anotaciones, citó el sitio Swing Completo.

Ha habido 16 pitchers isleños que han abierto juegos y han permanecido solo un tercio de entrada en la loma o menos, pero ninguno toleró ese racimo.

El último hombre nacido en Cuba con una apertura de esa duración en las Mayores fue Onelki García, el 2 de septiembre de 2017. Lo hizo por los Reales de Kansas City ante los Mellizos de Minnesota, rival que le anotó. Los otros en hacerlo en este siglo son Michael Tejera, en 2004 contra los Bravos de Atlanta, y Cortés Jr. ahora.

Otros cubanos que vieron acción este viernes fueron José Iglesias (BAL) 3-1, Yandy Díaz (TB) 1-0, una base, Lourdes Gurriel Jr. (TOR) 5-0.