Sonríe el Barcelona: Derrota 3-0 al Levante y recupera a Ansu Fati que regresó con gol

Con el ingreso de Ansu Fati, llegaría un gran momento: Un gol que sirvió para hacer rugir al Camp Nou, que estalló de júbilo y le devolvió una sonrisa que parecía haber perdido
Ansu Fati volvió luego de 10 meses de baja por lesión
 

Reproduce este artículo

El Barcelona volvió a recuperar la sonrisa y a Ansu Fati antes de viajar a Lisboa y ponerse de nuevo a prueba en la UEFA Champions League. Y lo hizo de buena manera imponiéndose con categoría 3-0 ante un flojo Levante.

Pero sin duda la mejor noticia del día para el Barcelona fue el regreso de Ansu Fati, que lo hizo con el 10 de Messi en su espalda. Y qué mejor forma de volver a las canchas que un gran gol.

Además de eso, otra satisfacción para el Barcelona fue el gran partido de Nico y Gavi, dos futbolistas en edad juvenil que evidenciaron con su talento y tremenda personalidad que, a falta de un presente brillante, este equipo tiene al menos, un futuro esperanzador.

A vueltas con el sistema, Koeman apostó esta vez por un 4-2-3-1 de inicio, con Nico como escudero de Sergio Busquets en el doble pivote.

El Levante, que no conoce la victoria en LaLiga esta temporada y que nunca ha ganado el Camp Nou, fue el rival idóneo para que este Barça recuperara un poco de su autoestima.

El Barça, hoy dirigido desde el banquillo por Alfred Schreuder por la expulsión de Ronald Koeman en Cádiz, se marchaba al entreacto con buenas sensaciones y una imagen mejorada respecto a partidos anteriores. Y el choque continuó plácido para la escuadra local tras la reanudación.

El Levante en ningún momento supuso una amenaza para Ter Stegen y el público del Camp Nou empezó a reclamar la presencia de Ansu Fati, que ya calentaba en la banda.

Cuando el hispano-guineano salió para jugar los últimos diez minutos, el estadio rugió dispuesto a vibrar con cada aparición de su nuevo ídolo.

Con el ingreso del 10, llegaría un gran momento: Un gol que sirvió para hacer rugir al Camp Nou, que estalló de júbilo y le devolvió una sonrisa que parecía haber perdido desde hace mucho tiempo.

El joven canterano recuperó el balón en una contra y, tras amagar el remate tras un primer quiebro, batió a Aitor con un disparo raso y seco desde la frontal para hacer el 3-0 y desatar la locura en el Camp Nou.

El Barcelona acabó así con una racha de tres partidos sin ganar y, faltó de ídolos con los que volver a soñar, coronó hoy oficialmente, con permiso de Memphis Depay, a su nuevo rey: el chico de la cantera que se ha atrevido a heredar el '10' del mejor jugador de la historia del club.