Yarisley Silva consigue su mejor marca del año

La campeona centroamericana, panamericana y mundial de salto con pértiga se prepara rumbo a Tokio
Yarisley Silva
 

Reproduce este artículo

La pertiguista cubana Yarisley Silva, campeona centroamericana, panamericana y mundial de esta disciplina se prepara rumbo a los Olímpicos de Tokio y acaba de conseguir en La Habana su mejor marca del año.

Silva, subcampeona olímpica de Londres 2012, llegó hasta los 4,60 metros de altura, un número que no es escandaloso, pero que le va acercando a sus mejores marcas, algo que es muy positivo con vistas a la preparación olímpica. Lo logró durante un evento de atletismo celebrado este fin de semana en la capital cubana.

En la saltadora de 34 años está puesta una de las esperanzas de medalla de Cuba en los Juegos Olímpicos de Japón. Ella es una de las figuras de la preselección del atletismo cubano rumbo a la ciudad nipona.

Esta reciente marca fue valorada por algunos especialistas como una muestra de mejoría en los registros de la garrochista isleña. Los directivos del INDER esperan de ella una cota mayor en sus próximas actuaciones en el extranjero previas a la cita de este verano en Asia.

El atletismo cubano prevé una representación de más de 20 deportistas clasificados para la Olimpiada, según los estimados de las autoridades de la disciplina en la isla. El salto de longitud y el lanzamiento del disco son las especialidades de los deportes de campo y pista con pronósticos de posibles medallas olímpicas.

En las Olimpiadas de Atenas 2004, Pekín 2008, Londres 2012 y Río de Janeiro 2016 los cubanos ganaron medallas en 12 deportes y la mitad alcanzaron títulos: 10 fueron para el boxeo, 5 correspondieron a la lucha, 3 al atletismo y uno cada uno para el judo, el béisbol y el tiro.

Este mes el gobierno dijo que aspiraban al lugar 20 en los Olímpicos. Hasta el momento se han clasificado 56 hombres y mujeres en 11 deportes para la cita que transcurrirá del 23 de julio al 8 de agosto en la capital nipona. La delegación cubana será la tercera "más pequeña" encuna cita olímpica desde 1959, pero la más diminuta de los años más recientes.