Boxeo y pesas podrían excluirse de los Juegos Olímpicos de París

El COI cree que ambas federaciones tienen problemas de “buena gobernanza”. De concretarse sería un duro golpe para Cuba
Boxeo y pesas
 

Reproduce este artículo

El Comité Olímpico Internacional (COI) advirtió en la figura de su presidente Thomas Bach que el boxeo y la halterofilia (pesas) podrían quedar fuera de los Juegos Olímpicos de París 2024 por problemas de “buena gobernanza”.

“Estamos bastante preocupados porque en estas dos federaciones hay problemas de buena gobernanza y por eso lo estamos supervisando de forma muy estrecha ahora. Tomaremos una decisión lo antes posible en interés de los deportistas”, dijo al diario deportivo francés L'Equipe.

Bach garantizó que se tomará una decisión lo antes posible sobre si el boxeo y la halterofilia estarían en París 2024. De las dos disciplinas, la que más en peligro está es el boxeo, pues es la que acumula más denuncias de corrupción en su administración. De concretarse esto sería un golpe durísimo para Cuba, que depende de sus boxeadores para el medallero.

Con el boxeo, el COI está monitorizando de manera muy exhaustiva el comportamiento de la Asociación Internacional de Boxeo. Esta lleva años envuelta en polémicas, sobre todo bajo la dirigencia del uzbeko Gafur Rakhimov, que fue destituido tras ser acusado por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos de formar parte de una red de tráfico de heroína.

El boxeo ya casi no llega a Tokio 2020. Un año antes había sido vetada, pero seis meses después otra investigación les permitía regresar a los Olímpicos. No obstante se encontraron "riesgos legales, financieros y reputacionales para el COI y el movimiento olímpico". Todo ello sigue pesando.

Mientras la Federación Internacional de Halterofilia (IWF) está señalada, al menos, desde los últimos cuatro ciclos olímpicos por culpa del dopaje. Desde entonces se han sucedido una serie de presidentes y ninguno ha resuelto la ola de corrupciones al interior.

Actualmente el británico Mike Irani es el presidente provisional hasta las elecciones previstas para el 2 y el 3 de diciembre. El presidente del COI centra sus esperanzas en ello pues precisó que “en relación con el buen gobierno, creo que debemos ver una cultura de cambio en esta federación internacional”.