Régimen llama “usurpadores” a los miembros de Asociación de Beisbolistas Profesionales Cubanos

Las autoridades beisboleras del régimen sostienen que la organización “intenta usurpar” sus roles en el escenario de la pelota mundial
pelota cuba miami
 

Reproduce este artículo

A través de un comunicado oficial, las autoridades beisboleras del régimen cubano rechazaron este 12 de abril la reciente creación en Miami de la Asociación de Beisbolistas Profesionales Cubanos (ACPBP), que busca incorporar a los jugadores cubanos que militan en ligas extranjeras y no son llamados por su país a eventos mundialistas.

Según el régimen, esta organización beisbolera “intenta usurpar” sus roles legítimos como Federación. Y añaden que los objetivos de esta creación son “políticos y económicos”. Para los seguidores del castrismo, se trata de una “idea infeliz”.

Los directivos del béisbol en Cuba añaden que se les “acusa de trato discriminatorio hacia quienes juegan en la MLB”, pero les “falta la ética más elemental” cuando la asociación señala al mundo el propósito de buscar un equipo “Cuba independiente” rumbo al Clásico Mundial del 2023.

“Seguiremos trabajando para facilitar el retorno de atletas a nuestras series nacionales y la presencia de algunos de ellos en el equipo nacional, como el que participó en el Preolímpico de las Américas. Estos y otros podrán ser tenidos en cuenta para el que conformaremos de cara al Clásico”, se afirma en el comunicado.

Al respecto, algunos analistas beisboleros rebatieron las excusas del régimen y sus autoridades deportivas. Uno de ellos, fue Francys Romero, quien desde Twitter dejó bien clara la doble moral del comunicado.

“La Federación @CubanaBeisbol no convoca jugadores profesionales porque se cayó el acuerdo Cuba-MLB, esta ahora es la excusa del momento. Simplemente, no convocan ni han convocado porque quieren que los jugadores se alineen políticamente a sus preceptos y tengan que repatriarse”, expresó Romero.

Añadió que “el deportista cubano para competir por su país debe estar alineado a los preceptos ideológicos y políticos del gobierno. Si no, no competirá. Venezuela, ejemplo cercano, llevará a muchos jugadores al WBC que se manifestaron en 2017. Cuba no. Eso es exclusión”.

Romero terminó preguntándose: “¿por qué entre 1980 y 2015 nunca se necesitó ni acuerdos con MLB, ni convocar jugadores, ni contratos profesionales? No existía un éxodo sistemático. Cuando vino la crisis migratoria, entonces se buscaron esos subterfugios y excusas. Pero la voluntad era no convocar a nadie”.

“¿Por qué era y es no convocar a nadie? Porque no se alinean a los cánones ideológicos de un gobierno que vive de imponer y hacer que todos piensen y defiendan su sistema”, concluyó Romero.