Pesistas estrellas primeros "desertores" cubanos de 2020

 

Dos  de los mejores halteristas cubanos abandonaron la selección nacional que competía en una Copa del Mundo en Roma.

Los pesistas Addriel la O (81 kg) y el superpesado Luis Manuel Lauret (+109 kg), encargados de cerrar la actuación de su país, dejaron boquiabiertos a los directivos de la delegación con su fuga al tratarse de atletas de amplia carrera internacional.

La O fue campeón panamericano hace cinco años y Lauret, campeón y recordista de los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Barranquilla 2018 y y único cubano llegado al podio en los Juegos Panamericanos de Lima 2019.

Para Lauret esta lid representaba su reencuentro con la élite mundial, luego de ausentarse del  pasado certamen mundial de Pattaya, Tailandia, por decisión de sus entrenadores.

La huída de los dos reconocidos atletas cubanos amargó la faena del equipo antillano  que habia conseguido tres medallas de oro por medio de Olfides Sáez (89 kg) y una de bronce de Marina Rodríguez (64 kg).

La asistencia a la Copa del Mundo de Roma,  representaba un paso importante en las aspiraciones cubanas de clasificar a varios atletas para los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

El objetivo esencial en la capital italiana era sumar puntos para el ranking olímpico, que exige como mínimo la asistencia a seis justas clasificatorias previas a los Juegos de Tokio.

La última medalla olímpica de las pesas cubana sucedió en Londres 2012, cuando Ivan Cambar ganó el bronce de los 77 kg.

La prensa oficial cubana, a tono con los últimos años, declinó calificar a los dos escapados como “ desertores”, término que continúa siendo usado normalmente  por la prensa internacional no sólo en el caso de los cubanos.

La O y Lauret  incurrieron en la “grave falta de abandonar la delegación”  dijo el sitio del Inder, “Jit” en el último párrafo de su reseña resumen de la  competencia romana.

Al margen de la semántica, los dos atletas cubanos se enfrentan ahora al castigo de no poder regresar a la Isla en ocho años.

La última deserción connotada del deporte cubano ocurrió en septiembre de 2019 cuando el púgil superpesado José Angel Larduet se quedó en Berlín camino al Mundial de Boxeo en Ekaterimburgo, Rusia.

La última fuga relevante en las pesas cubana fue en 2013 cuando el juvenil esperanza olímpica Arley Mendez desertó en Chile , se nacionalizó en 2017 y es hoy el principal candidato a una medalla en los Juegos de Tokio para esa nación sudamericana.




 

Tags