Muere Waldo Santiago, mediador de Castro en fallida pelea Alí-Stevenson

Waldo Santiago, el mediador de Fidel Castro para una posible pelea entre Teófilo Stevenson y Muhamad Alí a fines de los años 70, murió en La Habana informó la Federación Cubana de Boxeo.

En el comunicado difundido este viernes no se precisa la causa de su fallecimiento. 

Santiago, 78 años, se había alejado de su actividad como entrenador de juveniles desde hace ya algún tiempo a causa de una severa diabetes por la que tuvo que someterse a cirugía en un pie. Vivía en La Lisa, al oeste de La Habana, y se trasladaba a diario en ómnibus al otro lado de la ciudad, en La Habana del Este , donde laboraba en la Escuela de Perfeccionamiento Atlético (ESPA) , Giraldo Córdova Cardin.

En ese centro del alto rendimiento, donde estuvo tres décadas, trabajó junto a Pedro Roque por varios años, hasta que éste  fue llamado a la selección nacional de mayores en 2007. Por causas aún no muy claras, Roque fue sancionado en 2010 y tiempo después huyó de Cuba para establecerse en EE.UU.Tras experiencias como preparador en Colorado Springs y Azerbaiján, tiene un gimnasio en Miami.

Natural de Camagüey, Santiago fue campeón  de los 71 kg en el primer Torneo Nacional de Boxeo Playa Girón, en 1961.

Entre 1965 y 1980  fungió como comisionado nacional y presidente de la federación cubana. Llegó a ser vicepresidente de la Asociación Internacional de Boxeo Aficionado (AIBA) y fue pieza clave en la organización del I Campeonato Mundial de Boxeo  en La Habana en 1974. 

En 1968, se convirtió en el primer árbitro cubano de boxeo en unos Juegos Olímpicos, en México, país donde tras ser apartado como directivo , trabajó como técnico contratado por Cubadeportes, al igual que en Venezuela.

 

Santiago fue uno de los propulsores de los topes de boxeo entre Cuba y Estados Unidos, gracias a sus buenas relaciones con el estadounidense Donald Hull, también vicepresidente de AIBA.

Entre los seguidores del boxeo en la isla cobró fama por su estilo de pasarse la mano por la cabeza, lado izquierdo o derecho según fuera la esquina del boxeador, para adelantar con su seña el veredicto de peleas con presencia cubana.

Según sus declaraciones, a fines de los 70 sostuvo varias conversaciones con el fallecido gobernante Fidel Castro para concretar un combate entre Teófilo Stevenson, en ese momento campeón olímpico de Munich 72 y Montreal -76, y el célebre campeón mundial superpesado Muhamad Alí.

Santiago aseguró que él mismo firmó los contratos en nombre de la federación cubana pero al cabo de seis meses de ese arreglo, y apunto de celebrarse el pleito, el propio Alí llamó a La Habana para hablar con Stevenson  y explicarle que él tenia más que perder que lo que podía ganar ante un aficionado. Se terminaba de esa forma la ilusión del “combate del siglo”, un tema que se mantuvo alejado de la prensa en ese entonces.