Muere en La Habana pelotero Urbano González Basanta

Conocido como el “Guajiro de Catalina de Güines”, fue uno de los bateadores de mayor contacto en la historia de las series nacionales de béisbol. Murió a sus 82 años
Urbano González. Foto: Archivo/Cubadebate
 

Reproduce este artículo

El pelotero cubano Urbano González Basanta, conocido como el “Guajiro de Catalina de Güines” y uno de los bateadores de mayor contacto en la historia de las series nacionales de béisbol, murió la víspera en La Habana a sus 82 años.

Del fallecimiento informó el periodista oficialista Andy Vargas, de la emisora radial habanera COCO. “Qué gran dolor... Acabo de conocer del fallecimiento de uno de los GRANDES del Béisbol Cubano... URBANO GONZÁLEZ... Llegue a familiares y amigos el más sentido pésame de la Radio COCO”, escribió Vargas en su perfil de Facebook.

González Basanta nació el 25 de mayo de 1939 en la finca Aguirre, en Catalina de Güines, La Habana. En sus inicios en el béisbol aprendió a tirar con la derecha y batear a la zurda, lo que le permitió cosechar excelentes resultados ofensivos a lo largo de su carrera.

En 13 series nacionales tuvo 2.864 veces al bate. Logró conectar 792 imparables, para un average de 277, y sólo se ponchó en 67 ocasiones, lo que arroja una frecuencia muy baja, de 0,23.

Por esto último, los amantes de las bolas y los strikes en Cuba califican al “Guajiro” como un “portento del contacto con la esférica”.

Un artículo de Juan A. Martínez de Osaba publicado en el oficialista Cubadebate en 2017 destaca que González Basanta era el pelotero cubano que acumulaba más veces consecutivas al bate (190) y la mayor cantidad de comparecencias al cajón de bateo (217) sin poncharse, lo cual hizo en 50 partidos seguidos sin llegar al tercer strike.

“Todas estas hazañas las realizó de un golpe. Comenzó esta epopeya el 24 de marzo de 1968, cuando vestía la chamarreta azul de los Industriales y la terminó con el uniforme marrón del Habana, el 8 de febrero de 1969. Inició la cadena contra el lanzador Pedro Pérez, de Pinar del Río, y la finalizó contra Manuel Hurtado”, recuerda el referido artículo.

Recordado como uno de los legendarios de Industriales, González Basanta fue integrante durante casi una década de las selecciones nacionales. Se coronó en cuatro Campeonatos Mundiales (Costa Rica 1961, Colombia 1970, Cuba 1971 y Nicaragua 1972) y en dos Juegos Panamericanos (Sao Paulo 1963 y Cali 1971). 

A la defensa se desempeñaba mayormente como camarero, pero tras la irrupción de Félix Isasi fue trasladado en el equipo de las cuatro letras a defender la antesala.

En opinión de Juan A. Martínez de Osaba, el natural de Catalina de Güines está entre los mejores comodines de la pelota cubana después de 1962 por su eficiencia defensiva en ambas posiciones y su capacidad para poner la bola en movimiento en cualquier turno al bate, especialmente con corredores en circulación.