Misael Villa desde EE.UU: “La decisión de salir de Cuba fue bien difícil”

El lanzador artemiseño habló de su travesía desde Nicaragua a la frontera de Estados Unidos.
Villa
 

Reproduce este artículo

El lanzador artemiseño Misael Villa Santos, de 29 años, ex pitcher de varios de los equipos Cuba, arribó hace pocos días a Estados Unidos, luego de escapar de  la isla vía Nicaragua. 

Asentado en la ciudad floridana  de Orlando, Villa conversó con varios medios independientes, como Cubanet, sobre su futuro deportivo y las razones que lo impulsaron a salir de la isla en medio de una enorme crisis migratoria.

“Salí de Cuba con mi pasaje con destino a Nicaragua el pasado 30 de junio y llegué a Estados Unidos el 13 de julio. Exactamente trece días de travesía. Es impresionante por los lugares que atraviesas. Pasé por cuatro países: Nicaragua, Honduras, Guatemala, México y mi destino final aquí, Estados Unidos. Es muy fuerte la travesía, pero gracias a Dios todo salió bien y pude llegar sin ningún tipo de problema”, precisó el pitcher.

El lanzador agregó que estaba decidido a salir de la isla y que su único temor en el camino a Estados Unidos, era que la policía lo detuviera y lo deportaran de regreso a Cuba: no estaba dispuesto a perder lo avanzado.

“Tuve muchas emociones. Una de las emociones más fuertes fue ver la cantidad de personas que hay haciendo la misma ruta que yo hice, tanto cubanos como de otros países. Muchas personas tratando de lograr mi mismo objetivo”, señaló.

“La decisión de salir de Cuba fue bien difícil porque tengo toda mi familia allá. Tengo un marco familiar muy cercano, que siempre me ha apoyado en todo. La tomé desde que empecé la relación con mi pareja que vive aquí (Estados Unidos). Cuando las cosas fueron funcionando y fue saliendo todo bien… supe que en algún momento tenía que tomar la decisión para reunirme con ella. Todos tenemos que hacer nuestra vida”, expresó.

En referencia a su futuro, Villa refirió que "si aparecía algo de béisbol", lo tomaría, aunque está abierto a hacer cualquier trabajo para ayudar a su familia en la isla, como cualquier otro migrante.

“Mi objetivo es enfocarme en mí, como persona, en mi familia, en crear mi familia. Si aparece una oportunidad para jugar béisbol no la voy a desperdiciar, pero el objetivo es salir adelante, ayudar a mi familia en Cuba, como un ser humano común y corriente. Si sale algo relacionado con el béisbol perfecto, si no, estoy abierto a otras posibilidades, trabajar y seguir adelante con mi futuro”, concluyó.