Maradona cobró al menos 4,5 millones por negocios en Venezuela

Si bien el D10S fue un fracaso como técnico de equipos de fútbol, sí tuvo éxito como cabildero de empresarios italianos ante sus amigos, las dictaduras de izquierda en Venezuela y Cuba
 

Reproduce este artículo

La muerte el 25 de noviembre del ídolo del fútbol y polémico defensor de regímenes autoritarios, Diego Armando Maradona, además de tristeza entre sus fanáticos, ha dejado un rastro de turbios negocios que recién se está develando en toda su magnitud.

Entre 2017 y 2019 la empresa Casillo Commodities destinó en puertos venezolanos al menos 2,5 millones de toneladas de arroz, aceite crudo de soya, maíz blanco y trigo. Según el medio Armando Info, para Maradona eso representó una comisión de unos 4,5 millones de dólares.

Armando Info es un portal digital de investigación, con sede en Venezuela, que ha ganado los premios Pulitzer y el Internacional de Periodismo María Moors Cabot, por reveladores reportajes.

Luego del deceso del as deportivo “se abre paso una discusión algo más prosaica en torno a su figura: cuál es el patrimonio que dejó a sus herederos y qué parte de él corresponde a los ingresos que el astro argentino obtuvo de sus negocios con el régimen de Nicolás Maduro”, publicó el medio citado.

Si bien el D10S fue un fracaso como técnico de equipos de fútbol, sí tuvo éxito como cabildero de empresarios italianos ante sus amigos, las dictaduras de izquierda en Venezuela y Cuba.

Los gestos de apoyo público de Maradona al chavismo, “fueron retribuidos con comisiones en dólares por cada tonelada de alimentos que la compañía italiana Casillo Commodities le vendió al ministerio de Alimentación venezolano”.

Según Armando Info, ese cobro de comisiones empezaría muy temprano en el gobierno de Nicolás Maduro: “De hecho, cuando el sucesor de Chávez todavía no cumplía ni dos meses en el palacio presidencial de Miraflores: el 29 de mayo de 2013, Casillo Commodities fichó a Maradona por diez años”.

Se convirtió en un “comisionista” o intermediario de los italianos con los gobiernos autoritarios latinoamericanos, y por cada venta que lograra con las dictaduras de Cuba y Venezuela, “Casillo garantizaba a Maradona comisiones de 1,8 dólares por cada tonelada métrica de materias primas y hasta 3% del precio de venta de productos terminados”.

En el contrato, se describió la misión de Diego Armando Maradona, el fanático que se tatuó a Fidel Castro y el Che Guevara, como la de realizar una “actividad meramente ocasional de señalación de sujetos interesados en el desarrollo de relaciones comerciales con Casillo, o en su caso, de negocios relativos a la venta de productos y géneros agroalimentarios, organizando encuentros y reuniones y ofreciendo todo tipo de apoyo en la gestión de las relaciones con los sujetos señalados”.

“Ese pacto, revelado ahora, es la confirmación de que el exfutbolista fue más allá del simple lobby al percibir una contraprestación económica, al tiempo que el chavismo y el castrismo usaban la marca Maradona con fines propagandísticos”, denunció Armando Info.