Librista cubano Reineris Salas va por la medalla de bronce

El habanero buscará sumar a sus vitrinas la única medalla que le falta, la olímpica. Luego se retirará del deporte activo
Reineris Salas
 

Reproduce este artículo

El librista habanero Reineris Salas, buscará sumar a sus vitrinas deportivas la única medalla que le falta, la olímpica. Lo intentará este sábado 7 de agosto, en la pelea por uno de los bronces de la división de 97 kg de la lucha libre en Tokio 2020.

Salas accede a la discusión del bronce tras vencer al bielorruso Aliaksandr Hushtyn, subcampeón europeo en 2019, a quien superó con estrecha pizarra de 4-3. Luego venció al macedonio Magomedgadji Nurov, subtitular mundial ese mismo año en Nur Sultán, también con cerrado marcador de 6-4.

El recorrido no pudo continuar perfecto en las semifinales ante el ruso Abdulrashid Sadulaev, que representó un muro imposible de superar. El cubano caía en esa instancia 4-0 y se tenía que conformar por buscar el bronce frente al ganador de la pelea entre el azerí Sharif Sharifov y el georgiano Elizbar Odikadze. El primero reinó en los 84 kg de los Juegos Olímpicos de Londres 2012, mientras que el segundo acabó quinto en la cita de Río. O sea, ninguno de los dos será una presa fácil para el cubano.

“Muy buena jornada teniendo en cuanta la lesión, una fractura más ligamentos rotos, pero estoy haciendo lo mejor posible. Sadulaev es un atleta de alto nivel, de hecho el mejor del mundo en este momento, y el combate quedó 4-0 debido a la falta de apoyo para hacer mis empujes y frenar los suyos. No fue nada del otro mundo el marcador y lo que nos queda para mañana (sábado) es discutir la medalla de bronce y tratar que vaya para Cuba de todas, todas”, dijo a la prensa Salas, al término de la pelea.

“Satisfecho me sentiré cuando alcance la medalla, pero sí, me voy sintiendo bien porque pensé que recorrería mucho menos tramo por la lesión. Pero vamos bien y seguiremos así”, añadió.

“Confiemos en que sea diferente a hace cinco años. En Río de Janeiro 2016 los árbitros interfirieron en mi medalla de bronce. Pienso que este año no suceda lo mismo. Si la gano que sea con mi esfuerzo y si la pierdo que sea por lo que quizás no pude hacer. Pero por favor que ningún árbitro intervenga en eso. Este es el sueño de todo atleta y esperemos que salga bien. Vamos con la mente positiva”, concluyó. Luego confirmó a la prensa cubana, que tras el combate por el bronce se retiraría del deporte activo.