Ajedrecista Leinier Domínguez celebra ciudadanía americana

“Finalmente, soy ciudadano americano”, posteó en redes el mejor ajedrecista cubano de los últimos años
Domínguez
 

Reproduce este artículo

El ajedrecista cubano Leinier Domínguez, asentado en Estados Unidos desde hace varios años, celebró en redes sociales su adquisición de la ciudadanía americana. Domínguez ya forma parte del equipo americano de ajedrez.

“Finalmente, soy ciudadano americano”, posteó en redes el mejor ajedrecista cubano de los últimos años. También publicó una imagen junto a su esposa e hijo. Este último, ondeaba una bandera del país norteño.

Domínguez llegó a Estados Unidos en 2018. Actualmente, con 38 años, formó parte del equipo de ese país a la última olimpiada. En el ránking, ocupa el puesto 14 con, 2754 puntos de ELO, el quinto mejor puntaje de su nuevo país. Lleva casi 15 años por encima de la prestigiosa marca de 2700.

En 2019, Domínguez, natural de Güines, fue subcampeón de Estados Unidos. En la última olimpiada ganó cinco partidas, empató en tres y cayó en dos ocasiones, como tercero y cuarto tablero de ese fuerte equipo.

El pasado año, el título más importante de Domínguez fue el triunfo en el Champions Showdown, torneo de la modalidad de Ajedrez 960 o Aleatorio. También ocupó el cuarto sitio en el Campeonato Nacional de Estados Unidos, en el que compartió competición con su compatriota Lázaro Bruzón. El güinero terminó invicto en el torneo norteamericano, aunque no ganó el título.

Estados Unidos tiene a cuatro jugadores dentro del top 15 del mundo, includo el ahora cubano-americano Domínguez. En la última olimpiada juntaron un gran equipo, con otros integrantes como Fabiano Caruana, cuarto en el ranking del orbe con sus 2.783 puntos de ELO; Levon Aronián (2.775 y quinto en el mundo); Wesley So (2.775 y sexto del ranking); y Sam Shankland (2.718 y vigésimo quinto lugar en el escalafón global).

Estados Unidos ha sido uno de los máximos ganadores de las Olimpiadas de Ajedrez con seis títulos, uno menos que Rusia, aunque alejado de los 18 que conquistó la extinta Unión Soviética.