Judoca cubana que pidió asilo en España cuenta cómo pensó su fuga

Ayumi Leiva, de 19 años, aprovechó junto a otra colega una escala en el Aeropuerto de Madrid en agosto pasado
Leiva
 

Reproduce este artículo

La judoca cubana, primera figura en los -48 kg en la isla, Ayumi Leiva, contó a la prensa española cómo pensó su fuga de la delegación deportiva junto a otra compañera en agosto pasado. Ambas aprovecharon un viaje del equipo nacional a los Panamericanos de Cali y el hecho de que no hubiese vuelos directos a Colombia.

Al realizar escala en Madrid, en el área internacional de la T4 del Aeropuerto de Barajas, aprovecharon un descuido de los entrenadores y ambas salieron corriendo hasta el puesto de entrada de la Policía en España el 8 de agosto. Leiva dijo que antes de irse y abrazar a su madre, quiso llorar, pero no podía dejar pistas de lo que tenía reflexionado.

"En Cuba no había futuro, pero yo no quería dejar a mi madre sola. Lo hablé antes con ella y me dio su bendición. Me dijo que avanzara, que yo desde España la iba a poder ayudar más. Y que todo saldría bien", explica ahora al diario español Marca.

Leiva, actualmente se entrena en un club de Valencia y sigue con la idea de triunfar en el judo. “Era la primera figura en -48 kg en Cuba, pero no veía futuro, no soportaba más las humillaciones. Nos amenazaban con que si hablábamos nos echaban", reitera la joven sobre sus razones para huir de la isla.

Tras su petición de asilo pasó casi tres meses en una casa de acogida en Madrid, en el barrio de San Fermín, pero en mente tenía el Centro de Alto Rendimiento de Judo de Valencia, del que había oído maravillas. Desde allí las invitaron, su ex colega escapó a Rumanía sin previo aviso. Una vez aceptada y desde finales de octubre vive en un piso de acogida de La Cruz Roja en la capital del Turia y se entrena mañana y tarde con el propósito de representar a España en certámenes internacionales.

"Ayumi puede ser una competidora excepcional. Lo tiene todo para llegar lejos: ganas, coraje y corazón", dijo Laura Gómez, ex bronce europeo de judo español. "Lucharemos para que la nacionalicen o que compita como refugiada. El deporte le ayudará a integrarse y le dará oportunidades", añade.

Leiva concluye que para eso salió de Cuba y que volver al judo le da vida. "De aquí no pienso irme hasta que acabe mi carrera. Mi objetivo es representar a España, darle medallas y darle todo. Y si puedo, una olímpica. Ese sería el mayor agradecimiento por lo mucho que han hecho por mí", finaliza.