Loidel Chapellí, padre de uno de los peloteros fugados en México: “A todo el mundo le gusta estar en lo bueno”

El ex inicialista camagüeyano había hablado con anterioridad sobre la posibilidad de que su hijo jugara en Grandes Ligas
Chapelli
 

Reproduce este artículo

El ex inicialista de los equipos camagüeyanos, Loidel Chapellí, había hablado con anterioridad con Swing Completo sobre la posibilidad de que su hijo, el prospecto cubano Loidel Chapellí Jr., uno de los fugados de México, jugara en la Major League Baseball (MLB).

“El béisbol de Grandes Ligas es una cosa suprema, es como ir a Hollywood, como lo mejor del arte o ir a Puerto Rico a bailar salsa. Claro que me gustaría que él estuviera en Grandes Ligas, es la meta del béisbol, a todo el mundo le gusta estar en lo bueno y considera lo bueno con la presencia de uno también. Vamos a ver qué pasa”, dijo en ese entonces.

Un año después, su hijo, el prometedor jardinero del equipo Cuba Sub-23, decidía abandonar la delegación de la isla, quedarse en México y labrar su propio camino en la pelota profesional.

Chapellí padre veía con bueno ojos los avances y la disciplina de su hijo en el béisbol: “Él es un pelotero que le gusta entrenar, jugar y prepararse bien, por sobre todas las cosas disfrutar lo que hace”.

El propio Chapellí Jr. auguraba una gran 60 Serie Nacional para él: “Pienso que es debido a la gran preparación que he estado teniendo. Me preparé muy bien para ese comienzo de temporada y las cosas me están saliendo muy bien”.

Chapellí obtuvo la distinción de Jugador Más Valioso de la primera semana del torneo beisbolero en la isla y un altísimo average de .722 (18-13) y línea de .733/.823/1.606 fueron suficientes numeritos para quedarse con el premio.

“Es el resultado del trabajo realizado antes del inicio de la serie”, decía orgulloso su padre sobre su benjamín y pupilo, como debe estar ahora, cuando este tomó una decisión difícil, pero que le asegurará el futuro.  

Loidel Chapellí Jr. se fugó el pasado 2 de octubre del equipo Cuba que participaba en la III Copa Mundial de su categoría en México. El joven fue de los últimos en “bajarse del barco de la pelota cubana”.

El joven jardinero agramontino, con experiencia en dos Series Nacionales, tuvo una excelente temporada en la pasada edición 60 del clásico doméstico, al punto de promediar para .317 de average (252-80).