Habla el agente Carlos Pérez, quien representa a uno de los peloteros fugados en México

“Otros han contactado conmigo”, aseguró el empresario en conversación con Rolando Nápoles
Tomada de America TeVe
 

Reproduce este artículo

El agente de béisbol, Carlos Pérez, quien representa al pelotero cubano fugado en México, Dariel Fernández reveló algunos detalles de este contrato y que será del futuro de los otros 11 jóvenes que abandonaron el equipo en el Mundial Sub-23.

“Actualmente tengo un pelotero que ya está firmado conmigo, otros me han llamado tratando de buscar representación, pero bueno están todavía en el limbo legal porque una vez que se quedan en un país, lo primero que tienen que hacer para sí quieren firmar en el béisbol profesional de Estados Unidos es hacer una residencia en este tercer país”, empezó diciendo Pérez.

Pérez ve excelentes perspectivas para Fernández porque es un pitcher zurdo. “Ese muchacho conocía a alguien que me conocía sabe que yo soy el agente de Andy Rodríguez que era el cerrador del equipo Cuba, de Lázaro Blanco que era el abridor del equipo Cuba y bueno eso ya se sabe”.

El agente cree que todos los chicos que escaparon de la plantilla del Sub-23 “tienen calidad”. Añadió que la familia de Dariel lo contactó y con mucho gusto accedió a representarlo.

“Muchos creen que porque tengan una edad no pueden firmar, al final son peloteros cubanos son peloteros que nacen con un guante y una pelota en la mano, perspectiva tienen mucha todo depende del entrenamiento que hagan todo depende del interés que realmente tengan”, siguió diciendo.

El empresario también desmintió las acusaciones del régimen de que agentes como él asediaron a los jóvenes peloteros y de que fueron los culpables del mayor escape de deportistas en una delegación de la isla.

“El mayor culpable no son ni los agentes, ni los equipos son ellos mismos porque nosotros los agentes, yo no me sé el teléfono de ningún pelotero. Ellos después que salen, ya existe el internet, ellos conocen quien más o menos funciona en cada lugar y después van contactando mediante amigos o familiares, pero ningún agente está puesto para buscar a nadie. Ellos son solamente los que le dan la oportunidad al pelotero de decir: hasta aquí”, añadió Pérez.