Fanáticos y jugadores obligados a decir adiós al fútbol cubano hasta 2021
El coronavirus y la crisis económica que ya se vislumbra motivaron a las autoridades deportivas cubanas a cancelar la máxima competición de fútbol en la isla

Los fanáticos y jugadores de la máxima competición futbolística en Cuba se vieron obligados a decir adiós al más universal hasta 2021 como consecuencia del coronavirus y la crisis que ya va dejando en la mayor de las Antillas.

Si bien adolece de la calidad e infraestructura que sus practicantes y seguidores merecen, sobre todo en comparación con competiciones similares en el área, la Liga Nacional de fútbol en Cuba tiene un público fiel, que jornada tras jornada espera ver ascender en la tabla y coronarse a su equipo preferido.

Sin embargo, el pasado martes la Comisión Nacional y la Asociación Cubana de Fútbol (ACF) informaron la decisión de dar por concluida la 105 Liga Nacional en su fase de clausura, en detrimento del desarrollo de este deporte en el país, a lo cual tributan otras muchas cuestiones como prohibiciones absurdas fundamentadas en motivos políticos obsoletos y la falta de visión de los dirigentes deportivos.

Entre los motivos esgrimidos por las autoridades futbolísticas para cancelar la máxima competición están la contingencia sanitaria ocasionada por el coronavirus y la crisis económica nacional e internacional que se vislumbra.

Según los decisores, citados por JIT, desde ya se trabaja para garantizar una próxima edición integralmente superior, que ofrezca al pueblo “un espectáculo de alta calidad como merece”.

En nota oficial, la ACF expuso que se decidió hacer definitiva a todo el año 2020 la suspensión de los eventos y competencias nacionales originalmente planificada hasta el 31 de julio por la epidemia de COVID-19 en el país.

Ello, en apego “al estricto cumplimiento de las medidas anunciadas por la dirección del país”, como parte de las cuales solo se prevén actividades deportivas en el último trimestre, y en las disciplinas en las que habrá representación cubana en los juegos olímpicos y paralímpicos de Tokio, y siendo “consecuentes con la voluntad de priorizar la preservación de la salud de la población cubana y de afrontar con la mayor austeridad posible las dificultades económicas derivadas del enfrentamiento a esta pandemia”.

La conclusión anticipada de la 105 Liga Nacional de Fútbol de Cuba en su fase de clausura conllevó varias definiciones, entre las que destacan que no habrá un campeón nacional de la temporada 2019-2020, ni se validarán lugares a partir de la ubicación de los equipos en el momento de concluir la competencia.

Al momento de la suspensión, sólo se habían jugado ocho jornadas de 18 previstas, un 45 por ciento del torneo, y la competencia estaba siendo muy cerrada entre varios conjuntos, por lo que es impráctico decretar un campeón por encima de todos los demás.

Asimismo, “el reglamento de la competición carecía de un acápite destinado a designar un campeón a causa de la suspensión del torneo por fuerza mayor”.

Además de la 105 Liga Nacional de Fútbol de Cuba, se suspende la Súper Copa prevista a desarrollarse al final del evento, por lo que jugadores y seguidores tendrán que esperar al próximo año para cantar goles y disfrutar partidos entre equipos del patio.