Estelar exvoleibolista cubano denuncia abandono: repara zapatos para sobrevivir

Abel Sarmientos fue uno de los mejores voleibolistas de su época, pero ahora subsiste de reparar zapatos y custodiar una farmacia
Voleibolista Trabajadores
 

Reproduce este artículo

El estelar exvoleibolista cubano Abel Sarmientos denunció, en entrevista con el medio oficialista Trabajadores, lo que calificó como el abandono de las autoridades deportistas del régimen cubano.

Abel Sarmientos nació el 22 de julio de 1962 en la provincia de Camagüey. Formó parte de una generación dorada que estuvo en la élite del voleibol mundial durante los finales de los 80 y principios de los 90. Conquistó la Copa del Mundo, de 1989, con el equipo Cuba.

Sarmientos aseguró que hoy sobrevive gracias a que repara zapatos y hace guardia en una farmacia en la isla y que no es un alcohólico, como muchos dirigentes del INDER lo han calificado, dijo en la entrevista.

“Llevan años mintiendo sobre mí. Estuve muchos años en el equipo nacional, con resultados, después como profesor en la Universidad de Ciencias de la Cultura Física y el Deporte. ¿Puede un alcohólico hacer eso? Nunca han venido a preguntarme o averiguar si soy un borracho. Si ando ebrio por la calle. Estoy convencido de que eso salió de algunos que no me conocen”, precisó en dicha conversación.

El exatleta contó que no mantiene vínculo alguno con el INDER, aunque fue un deportista de alto rendimiento. Cree que no regresará porque se mantiene trabajando como reparador de zapatos.

“Ah y estoy de custodio en una farmacia, ¿puede un borracho tener esa responsabilidad?”, agregó. No obstante, señaló que no está contento con el trato recibido desde la institución deportiva, aunque sigue “palante”.

“Tengo quejas. A mi casa no ha venido nadie de la Comisión Nacional de Atención a Atletas. Me han visto y ni me conocen. A otros vecinos que fueron atletas sí. Tengo la asignación de un auto hace más de 20 años. Se rompió y me quitaron la asignación del combustible”, precisó.

Sarmientos le aseguró a la prensa oficial que aunque recibió propuestas para “abandonar” el país, principalmente a Estados Unidos, él se mantuvo “firme”. Dice que no se fue de Cuba porque su “lucha” era allí.

“Estoy orgulloso de haber jugador por mi país. No cambiaría mi pasado. Intentaría ser un poco mejor. Quiero seguir siendo el hombre que soy”, concluyó.