Cubanos Tony Oliva y Minnie Miñoso electos al Salón de la Fama del Béisbol

Los dos cubanos formaron parte de las seis figuras que fueron elegidas este domingo para entrar al museo de Cooperstown
Peloteros Hall
 

Reproduce este artículo

Los ex peloteros cubanos de Grandes Ligas, Tony Oliva y Minnie Miñoso formaron parte de las seis personalidades electas este domingo 5 de diciembre para formar parte del Salón de la Fama del Béisbol en Cooperstown. Cuba se convierte en el país latino con más peloteros exaltados.

"Al fin llegó esa llamada", dijo Oliva en una teleconferencia. "Como saben, tengo 83 años de edad. Mucha gente me decía que debí ser elegido hace 40 años. Es mejor estar vivito para entrar al Salón de la Fama y poder saludar y darle las gracias a la gente", añadió. Su gran pena es que su compatriota, Miñoso, no haya podido vivirlo.

Oliva y Miñoso fueron electos tras la votación de dos comités de veteranos. Acompañarán a Buck O'Neil, defensor de peloteros negros dentro y fuera de los diamantes, así como a Gil Hodges, Jim Kaat y Bud Fowler.

Los seis nuevos integrantes serán establecidos en Cooperstown, al norte de Nueva York, el próximo 24 de julio de 2022, junto con los miembros nuevos elegidos por la Asociación de Escritores de Béisbol de Norteamérica.

Los ex peloteros David Ortiz y Alex Rodríguez aparecen por primera vez en la papeleta, uniéndose a Barry Bonds, Roger Clemens y Curt Schilling. Los resultados de esta votación se darán a conocer el 25 de enero.

El cubano Oliva recibió la noticia, reunido en familia y entre lágrimas. Junto a Kaat, su compañero en los Mellizos de Minnesota, son los únicos dos nuevos miembros que siguen con vida.

Sobre Miñoso, el primer pelotero latinoamericano de raza negra que jugó en las mayores, haciéndolo con los Medias Blancas de Chicago, Oliva dijo: "Fue nuestro Jackie Robinson. Miñoso me ayudó muchísimo, dándome consejos sobre del sistema. Era el ídolo para nosotros".

"Este tremendo honor hubiera tenido mucho significado para mi padre y es de mucho significado para nosotros", dijo Charlie Rice-Miñoso, hijo de Minnie Miñoso, en un comunicado. "Mi padre vivió el sueño americano. Pudo abrir puertas y romper barreras haciendo lo que amaba, cumpliendo su sueño de ser un pelotero de Grandes Ligas".

"Era orgulloso de ser negro, de ser cubano, de ser estadounidense y ser un pelotero profesional de los Medias Blancas de Chicago. Hubiera estado tan orgulloso de ser un Salón de la Fama", concluyó el hijo.