¿Qué alimentos comprar para afrontar la cuarentena?
Ya sea que estés confinado en tu casa durante las próximas dos semanas debido a una cuarentena por el COVID-19, o simplemente tratando de sobrevivir a un cierre de la escuela o el trabajo, es probable que estés limitando o evitando los viajes al mercado
Foto Pinterest

Ya sea que estés confinado en tu casa durante las próximas dos semanas debido a una cuarentena por el COVID-19, o simplemente tratando de sobrevivir a un cierre de la escuela o el trabajo, es probable que estés limitando o evitando los viajes al mercado.

Entonces te preguntarás: ¿cuáles son los mejores alimentos para comprar cuando sabes que te quedarás atrapado en casa? ¿Es posible consumir una dieta nutritiva?

Bueno, aquí hay algunas buenas noticias: puedes hacer que la nutrición sea una prioridad, y es algo que es aún más importante si tu sistema inmunológico puede verse comprometido.

¿Qué comprar para tu despensa?
  • Frijoles y legumbres

Los garbanzos o lentejas, por ejemplo, se pueden mezclar con ensaladas y platos de pasta, o usarse en sopas y guisos. También se pueden usar para hacer hummus casero.

  • Pescado enlatado

Las fuentes de proteínas enlatadas o envasadas al vacío como el atún o el salmón también son altamente nutritivas y ofrecen un impulso de ácidos grasos omega-3, saludables para el corazón.

  • Mantequillas de nueces

Estas son una gran fuente de proteínas y grasas saludables, y combinan bien con muchos alimentos, desde galletas y panes hasta manzanas y plátanos. La mantequilla hecha de semillas de girasol es apropiada para las personas con alergia al maní o a las nueces de árbol.

Estos son los granos ricos en nutrientes para abastecerte, y pueden usarse como guarnición o mezclarse con proteínas y vegetales.

  • Avena 

Puedes cocinar avena y agregar ingredientes salados como queso rallado, tomates secos o incluso huevos para una comida rápida y rica en nutrientes.

Y ten en cuenta que si bien los huevos requieren refrigeración, todavía tienen una vida útil más larga que la mayoría de los alimentos refrigerados y también pueden ser muy versátiles

Cereal con alto contenido de fibra

Un cereal seco con alto contenido de fibra y proteínas con leche baja en grasa también puede ser útil como una minicomida rápida.

También es sabio abastecerse de verduras enlatadas, frutas enlatadas y puré de manzana sin azúcar agregada. Asegúrate de enjuagar las verduras enlatadas para eliminar el sodio adicional.

  • Frutas secas, palomitas de maíz y sí, chocolate

Las frutas secas como ciruelas pasas, albaricoques, pasas, arándanos e higos son una fuente dulce de hierro, fibra y antioxidantes. Se pueden combinar con nueces, almendras, anacardos, pistachos, cacahuetes o nueces pacanas. Las semillas de girasol o de calabaza también son una sabrosa opción nutritiva, y se pueden usar para mezclas hechas en casa.

Las palomitas de maíz también son una gran fuente de fibra, y puedes espolvorear un poco de queso parmesano encima para convertirlo en un bocadillo salado o agregar frutas secas o minichips de chocolate para darles más dulzura.

Incluso puedes disfrutar de un alijo de chocolate, aunque el tipo más saludable es el chocolate negro, que es rico en flavonoides antienvejecimiento.

  • Agua, leche y café 

Recuerda, además de abastecerte de alimentos, es importante mantenerte hidratado.

La leche también es una buena fuente de calcio y vitamina D que estimula el sistema inmunológico, pero no necesariamente tiene que refrigerarse. Y la cafeína también cuenta.

  • Pan, embutidos y mariscos frescos

Recuerda, los alimentos frescos se pueden congelar, lo que te permitirá disfrutarlos más adelante.  Pero los productos lácteos, como el queso y el yogur, son otra historia. 

Además, si ya tienes pescado y carne fresca, considera congelarlo. Las proteínas animales como los mariscos, las aves y la carne de res se mantienen bien en un congelador, por lo general durante unos meses

  • Frutas y verduras adicionales

Estas son algunas noticias alentadoras: investigaciones han revelado que las frutas y verduras congeladas pueden tener la misma cantidad de vitaminas, y a veces más, en comparación con las frescas.

Las fresas, los arándanos y los duraznos congelados se pueden usar para batidos, mientras que las espinacas, el brócoli, las zanahorias, la coliflor, los espárragos y las judías verdes se pueden usar como guarnición sola o se pueden mezclar con pasta o arroz.

Los alimentos envasados ayudan a satisfacer las necesidades nutricionales de muchos de nosotros, incluidos los vegetarianos, así como aquellos que tienen restricciones dietéticas especiales.

Para los veganos y vegetarianos, las alternativas empaquetadas son una buena opción, que incluye artículos como burritos de frijoles congelados, hamburguesas vegetarianas congeladas y pizza vegetariana congelada.