Bolsonaro hará fiesta de cumpleaños, en plena crisis sanitaria mundial
Bolsonaro, quien llegó a considerar el coronavirus como una fantasía alimentada por la prensa, lamentó que esa histeria con la pandemia golpee a la economía de su país
Jair Bolsonaro, presidente de Brasil. Efe/Archivo

Desafiando las recomendaciones sanitarias, el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, anunció que celebrará una fiesta de dos días por su cumpleaños número 65, el próximo 21 de marzo, y el de su mujer, el 22, y lamentó "la histeria" colectiva en torno al coronavirus.

"Vamos a organizar una fiesta tradicional aquí. Mi cumpleaños es el 21 y el de mi mujer (Michelle), el 22. Tenemos dos días de fiestas", declaró el gobernante en una entrevista con la radio Tupí.

En Brasil hay restricciones de circulación impuestas en casi todos los 27 estados del país.

El presidente no ahondó sobre cuántos invitados habrá en su fiesta, pero al decir que será "tradicional" se entiende que habrá muchos, lo que iría en contra de las recomendaciones de evitar aglomeraciones.

El presidente hizo el anuncio el mismo día que el país registró su primera muerte por COVID-19, un hombre de 62 años residente en Sao Paulo, con un histórico de hipertensión y diabetes, además de hiperplasia prostática.

Las autoridades regionales investigan además otros cuatro casos sospechosos de fallecimiento por el COVID-19.

Pero Bolsonaro aún no toma muy en serio la enfermedad y lamentó la histeria colectiva que dijo se ha generado.

"El virus trajo una cierta histeria y algunos gobernadores, creo, aunque puedo estar equivocado, toman medidas que van a perjudicar y mucho a nuestra economía", dijo.

 

 

Bolsonaro, quien llegó a considerar el coronavirus como una "fantasía" alimentada por la prensa, lamentó que esa "histeria" con la pandemia golpee a la economía de su país en un momento, que según él, comenzaba a recuperarse de la honda recesión de 2015 y 2016.

Las manifestaciones del presidente se producen después de la intensa polémica que provocó por haber alentado y participado el pasado domingo en una marcha de respaldo a su Gobierno y contra los poderes Legislativo y Judicial.

Las arengas y actitud del mandatario son contrarias a las recomendaciones del propio Ministerio de Salud de Brasil y de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que piden evitar aglomeraciones que aceleren la propagación del patógeno.

"La vida sigue. No es necesario tener esa histeria. No quiere decir que porque haya una aglomeración de personas por aquí y por allí haya que criticarlo", opinó el jefe de Estado.

Bolsonaro repetirá la prueba clínica para detectar el coronavirus, a pesar de que dio negativo el pasado viernes, cuando lo celebró en las redes sociales con un gesto que evocó a un corte de mangas.

(Con información de Efe)