Crema de calabaza de la abuela
Esta receta de crema de calabaza de la abuela tiene todo lo necesario para llenarte de vitalidad y subirte el ánimo. 
Crema de calabaza/Foto:Pinterest
 

Reproduce este artículo

Las cremas de verduras son una delicia y siempre sientan muy bien en el estómago, ya sea de día o de noche. Además de tomarlas como un plato reconfortante y cálido durante el invierno, también podemos consumirlas en frío en pleno verano. En este caso, esta receta de crema de calabaza de la abuela tiene todo lo necesario para llenarte de vitalidad y subirte el ánimo. 

La calabaza es una de las verduras que mejor quedan en crema. Su dulzura y textura son perfectas para preparar una deliciosa entrada o una cena ligera que te saciará sin llenarte de calorías de más

Características adicionales: Coste barato, Recomendada para veganos, Recomendada para vegetarianos, Recomendada para macrobióticos, Recomendada para perder peso, Receta sin lactosa, Receta sin azúcar, Popular en Otoño-Invierno, Nada picante, Hervido 

Ingredientes:

  •  300 gramos de calabaza
  •  1 puerro
  •  1 chorro de cebolleta 
  •  1 patata
  •  1 zanahoria
  •  1 cucharada postre de sal 
  •  1 chorro de aceite de oliva virgen extra 
  •  2 dientes de ajo 
  •  3 láminas de piel de naranja 
  •  2 pellizcos de pimentón de la vera 
  •  2 vasos de agua 

Limpia y corta la calabaza, haz lo mismo con la zanahoria y quita las puntas de los extremos. Pela la patata y los ajos. Corta tres tiras de piel de una naranja para darle un toque único a tu crema de calabaza fácil.Corta el puerro a la mitad, límpialo y retira la primera capa. Abre una de las mitades del puerro por el centro y córtalo en tiras muy finas. Rehoga el puerro en un chorro de aceite de oliva ya caliente, remueve las tiras por un minuto sin dejar que se doren demasiado. Reserva.

Corta la patata y la cebolleta en trozos pequeños, así como el ajo y el resto del puerro. Rehoga y remueve durante 3 minutos para que los sabores se unifiquen.

Añade el agua, remueve y deja que comience a hervir. Si te gusta con un toque más fuerte, puedes añadir una pastilla de caldo de verdura. Si lo haces, puedes prescindir de la sal, ya que el caldo contiene suficiente. 

Corta la calabaza en trozos pequeños para que se cocine más rápido. Añádela a la cocción junto a la piel de naranja y un punto de sal.

Una vez esté todo cocido, tritura hasta dejar la crema de calabaza con una textura fina y homogénea. Si te gusta más espesa, puedes quitar líquido antes de triturar. Si te gusta más líquida, solo añade un poquito más de agua

¡Sirve la crema de calabaza de la abuela calentita y disfruta! Decórala con un poquito de pimentón de la vera y las tiritas de puerro rehogadas.

A pesar de que son más populares en la temporada de otoño, puedes encontrar calabazas durante todo el año, así que esta crema podrá acompañarte cada vez que tengas antojo de un plato suave y aromático. Las calabazas de textura más seca son mejores para los purés y cremas, también puedes prepararlas con esta receta de calabaza al horno con romero o con todas las opciones de esta receta de calabaza a la plancha. 

Ligeras y deliciosas, las calabazas son ricas en fibra y sacian fácilmente, así que son ideales para dietas adelgazantes. Además, su alto contenido en betacaroteno es perfecto para fortalecer el sistema inmunitario y para cuidar la salud ocular.