Moscú niega relación con el síndrome de La Habana

"Rechazamos rotundamente cualquier insinuación, suposición o declaración sobre la supuesta participación de la parte rusa en esos casos", dijo el portavoz de la presidencia rusa
"Rechazamos rotundamente cualquier insinuación, suposición o declaración sobre la supuesta participación de la parte rusa en esos casos", dijo el portavoz de la presidencia rusa
 

Reproduce este artículo

El gobierno de Rusia rechazó este jueves cualquier vinculación de Moscú con los incidentes de salud conocidos como "síndrome de La Habana", que afectan a diplomáticos de EE.UU, tras declaraciones de la CIA sobre ese tema esta semana.

"Rechazamos rotundamente cualquier insinuación, suposición o declaración sobre la supuesta participación de la parte rusa en esos casos. No tenemos nada que ver con eso", dijo el portavoz de la Presidencia rusa, Dmitri Peskov, en su rueda de prensa diaria.

El director de la CIA, William J. Burns, advirtió de 'forma confidencial' a los servicios de inteligencia de Rusia que se "enfrentarán a consecuencias" si están detrás del llamado "síndrome de La Habana", que afecta a diplomáticos y otros funcionarios de EE.UU en el mundo.

La nota publicada por The Washington Post citó fuentes diplomáticas relacionadas con el caso bajo la condición del anonimato, quienes indican que la advertencia fue realizada durante la visita que Burns realizó a Moscú a comienzos de noviembre.

Explica este medio que el director de la CIA realizó esta advertencia a los responsables del Servicio Federal de Seguridad de Rusia (FSB) y al Servicio de Inteligencia Exterior ruso (SVR).

"En cuanto al contenido de las conversaciones de Burns con sus colegas de los servicios especiales, no tengo nada que decir aquí, esta información no es pública", agregó el portavoz del Kremlin.

Según The Washington Post, Burns les dijo que provocar que el personal estadounidense y sus familiares sufrieran daños cerebrales graves y otras dolencias iría más allá de los límites del comportamiento aceptable para un "servicio de inteligencia profesional".

Dicha advertencia sugiere que Estados Unidos podría sospechar de una implicación de los servicios secretos de Rusia en relación a este 'síndrome', agrega el medio estadounidense.

Ni la CIA ni la embajada rusa en Washington han dado declaraciones al respecto.

William J. Burns realizó una visita oficial a Moscú los días 2 y 3 de noviembre anteriores, junto a una delegación estadounidense, para discutir sobre la acumulación de tropas en la frontera de Ucrania.

Más de 200 funcionarios y personal de Estados Unidos alrededor del mundo se han quejado de síntomas que incluyen migrañas, pérdida de audición y mareos en casos que se cree que forman parte del llamado síndrome de La Habana.

A mediados de agosto pasado dos funcionarios estadounidenses en Berlín informaron sobre estos síntomas.

Tras cinco años del primer caso en La Habana, los expertos médicos, miembros de la Inteligencia Nacional y funcionarios estadounidenses siguen sin estar seguros de la causa de los “incidentes de salud anómalos”.