La ONU investigará las violaciones de DDHH durante las protestas en Chile

La alta comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, anunció este jueves el envío de una misión de verificación a Chile para investigar las posibles violaciones a las libertades fundamentales durante las recientes protestas en ese país.

"Tras monitorear la crisis desde el comienzo, he decidido enviar una misión de verificación para examinar las denuncias de violaciones a los derechos humanos en Chile", destacó la expresidenta chilena en su cuenta oficial de Twitter.

Muchos de esos abusos de fuerza por parte de los militares que patrullan las calles de Santiago y otras ciudades, han sido grabados por manifestantes con sus teléfonos móviles y difundidos en las redes sociales.

"Parlamentarios y el Gobierno han expresado su interés en recibir una misión" de la Oficina de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, añadió la alta comisionada, quien el lunes pidió diálogo entre el Gobierno de Chile y la sociedad civil para "calmar la situación".

Mientras tanto, miles de personas volvieron a reunirse este jueves en la Plaza Italia, en el centro de Santiago de Chile, para mostrar de nuevo su rechazo al Gobierno del presidente, Sebastián Piñera, por séptimo día consecutivo en medio de un estallido social que ya ha dejado 18 muertos en las protestas.

 

 

La gente comenzó a llegar a la zona, que ha sido el punto de mayor confluencia de manifestantes en todo el país, de forma independiente a lo largo de la mañana y con el paso de las horas la multitud se fue incrementando en un ambiente hasta el momento festivo y con escasa presencia de fuerzas del orden.

Los manifestantes llegaron con sus cacerolas para hacerlas sonar, una acción de descontento social que se ha replicado desde el viernes en todo Chile, sobre todo cuando comienzan a regir los diversos toques de queda nocturnos que en los últimos cinco días han limitado las libertades de movilidad personal de los ciudadanos.

Además de las personas que de forma unilateral llegaron hasta la céntrica plaza capitalina, numerosas agrupaciones sindicales y sociales se plegaron a la segunda jornada de huelga general convocada por la Central Unitaria de Trabajadores (CUT).

 

 

Los manifestantes portaron carteles pidiendo la renuncia del presidente y mostrando su contrariedad con las medidas que Piñera presentó hace dos días para mitigar el clamor popular que ha tomado las ciudades del país austral como aumento del salario mínimo, mejora de las pensiones o rebaja del precio de la luz.

"Chile despertó" es el grito que representa estos días el estallido popular ocurrido a consecuencia del alza en el precio del pasaje del metro de Santiago, que ya fue suspendida, pero que fue la gota que colmó el vaso de la paciencia ciudadana ante las desigualdades.

Orquestas callejeras amenizan las protestas con música y la gente se reúne en grupos para bailar y saltar mientras lanzan gritos en contra del mandatario y algunos ministros del Ejecutivo.

La movilización también se replicó, como ha pasado en las últimas jornadas, en ciudades como Valparaíso, donde decenas de transportistas llegaron con sus camiones en caravana con la intención de aparcarlos frente al Congreso en la ciudad portuaria y hacer sonar sus bocinas en señal de protesta.

(Con información de Efe)